Bienvenidos a World of Blood and Poison, un foro que se desarrolla en Corea del Sur y la ciudad principal en donde ocurren los hechos es Seoul. Un mundo en donde en la actualidad lo que abunda es el terrorismo y la Inseguridad para aquellos habitantes que no se encuentren al pendiente de cada situación determinada, comenzando a ser esto a mediado del año 2009 cuando China decidió dar en libertad al pueblo Taiwanes en conjunto con su país, siendo ahora Taiwan un país completamente independiente. En la actualidad la policía investiga a un grupo de personas que se hacen llamar "La Organización" la cual cobró mucha más fuerza bajo el gobierno de Park Chang-Hee, un presidente que gobernó en el período entre los años 1963 y culminó con su muerte en 1979, siendo su misma muerte hecha porque la Organización al no haber cumplido con su cometido (Teoría policíaca basada en los hechos del como se encontró su cuerpo en su despacho precidencial) Actualmente los países de Asia Oriente se encuentran en una alianza para según ellos formar de esta misma una potencia que puede ser la más grande y más poderosa que nunca jamás se ha visto, estando a la cabeza los Presidentes de dichos países más el joven emperador quien aun está siendo investigado por la policía para constatar si el mismo se encuentra involucrado con Organización y el por qué de esto, para poder llegar a la conclusión que se necesita para que cada país que está siendo gobernado por dichos individuos pueda hacer algo al respecto.
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Enlaces Directos


Están en Línea
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Jue Ago 20, 2015 1:56 am.

Últimos Temas
Últimos temas
» Petición de Personajes Cannon.
Jue Feb 21, 2013 1:10 pm por Seohyun

» Dream School [Afiliación Élite]
Dom Dic 16, 2012 9:15 am por Invitado

» Have; Don't Have {Afiliación Élite}
Dom Dic 09, 2012 6:50 am por Invitado

» [Elit o Normal] Midnight Fantasy Island -Yaoi-
Dom Oct 28, 2012 12:03 am por Invitado

» Twin Hogwarts Seoul {Élite}
Mar Oct 16, 2012 1:54 am por Invitado

» Yesul academy {Foro RPG Kpop} Personajes cannon libres. {Élite}
Mar Oct 09, 2012 1:37 pm por Invitado

» Norwich (Recien abierto) {NORMAL}
Mar Sep 18, 2012 5:48 pm por Invitado

» The Sky Of Seúl {Élite}
Miér Sep 12, 2012 2:33 am por Invitado

» U KNOW U <3 ME [Afiliacion Elite]
Sáb Sep 01, 2012 4:06 am por Invitado


La Organización
Corea del Sur
La Organización, son un número de personas "Ilimitado" Con un único fin, y es el de poder alcanzar el máximo poder en el Mundo, convirtiendo a Corea del Sur en la más grande y Prepotente potencia que nunca antes ha existido jamás; Su ambición no tiene ni límite ni detenimiento, y fue creada o se dio a conocer a mediados de los años 50, en donde tomó poder y comenzó a hacer de las suyas cuanto y como podía... ¿Su localización? Es completamente desconocida salvo por aquellos que sean miembros de la misma, su meta es llegar a crear una tercera guerra mundial en donde sus "Super Humanos" Sean los que ganen la batalla, sus objetivos a obtener son todas aquellas personas con un coeficiente intelectual bastante alto, pero sobre todo aquellos que vienen de generación en generación, si traiciones mueres... Y si mueres ya no existes en la faz de la tierra... ¿Estás listo para vivir en un mundo en donde debes de no confiar en nadie que te rodee?

Station of the Year


Mayormente nublado
Viento: SO a 26 km/h
Humedad: 70%

Hermanos

.exoplanetForum .apinkpanda
Élite

Ashley Image and video hosting by TinyPic UnforgottenSummerCamp Calapalooza! The Afterlife Oblivion Photobucket Clash of Kingdoms Image and video hosting by TinyPic academia phöinix Guardianes 7th & Spring Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Photobucket Panem Games Wizard 4 Ever Oxford University Photobucket Image and video hosting by TinyPic CAN'T GO ON RPG Photobucket Université Fourvière Whitechapel Murders We Got Married Lynaica http://illiweb.com/fa/pbucket.gifPhotobucketPhotobucket

Normales

Awards
MEJOR PJ MASCULINO
NOMBRE PJ
MEJOR PJ FEMENINO
NOMBRE PJ
MEJOR PJ ROLER
NOMBRE PJ


Credits
Skin diseñado por Skaôi de SourceCode. Resto de los créditos.

Copyright

En serio...¿Tu? {Jongin}

Ir abajo

En serio...¿Tu? {Jongin}

Mensaje por Krystal Jung el Vie Jun 29, 2012 10:44 pm

Mi teléfono comenzó a sonar de una manera nada agradable para mis oídos. Palpé el lado izquierdo de la cama, buscando a mi compañera , pero al parecer Sunhwa se había levantado antes de tiempo. Resoplé pesadamente tratando de ver la hora que era en el teléfono móvil. Me quedé boquiabierta al verla, eran las 10 de la mañana, me incorporé rápidamente en la cama, mirando una nota sobre la almohada. En un principio no pretendía leerla, es más, supuse que sería algún tipo de reclamo por parte de mi compañera de piso, por lo que antes de leer nada me levanté de la cama con tranquilidad, debido al calor de la noche anterior, se veía que había acabado prácticamente desnuda, menos mal que Sunhwi no se asustaba de aquel tipo de cosas, que simplemente iba a lo suyo y ya que en más de una ocasión me había visto como mi madre me trajo al mundo pues digamos que poco más había que decir sobre la confianza que teníamos la una con la otra. Me acerqué al baño, lo que tenía que hacer para despejarme sería darme una buena ducha de agua fría, para así ir a la pasarela lo más rápido posible y regañar a Sunhwa por haberme dejado durmiendo allí con tan solo una nota que probablemente me diría que debía descansar adecuadamente o simplemente cuidar mi cutis para que no se desgraciase con los años, y es que la verdad nunca había sido de empotingarme hasta las cejas como otras lo hacían, siempre que no salía a actuar simplemente me echaba una crema hidratante con base de maquillaje y me iba a donde fuera que tuviese que ir. Me quité la poca ropa que quedaba sobre mi cuerpo, cogiendo después lo que me pondría para salir y dejarlo a mano, no es que me importase demasiado andar desnuda por la casa, no era algo que nunca hubiese hecho, la ventaja de vivir en un dúplex sin vecinos era algo bastante cómodo a la hora de guardar mi intimidad.

Tras encender la ducha tan solo tomé una toalla para dejarla al lado del lava manos, metiéndome bajo el agua helada, he de decir que me despejó totalmente ,estaba realmente relajada en ese momento. En California, por lo general, me duchaba con el agua a esta temperatura, debido a las altas temperaturas de San francisco, situada en el condado de Orange, la zona mas oeste de los Estados Unidos, una zona en la que cuando llovía, a pesar de ser lluvias torrenciales, el calor seguía siendo agobiante, e incluso agradecías cada gota de agua que te mojaba, aunque claro está, si te pillaba fuera de casa era un gran problema, pues con que te cayesen 5 gotas de agua estabas totalmente empapada, eso sin contar que no te pillara saliendo de clase, pues podías despedirte de que tus libros llegasen a casa completamente secos, y es que he de decir que eso era lo único que echaba realmente en falta de mi estancia en América. Aquellas carreras para llegar al coche de mis amigos para no mojarnos hasta la ropa interior si me descuidaba. Sonreí levemente, una mueca de dolor se formó en mi rostro, haciendo que me llevase una mano a la boca. Aquella maldita herida seguía abierta, y no es que fuese algo demasiado fácil de ocultar,al menos no haciéndolo con prisas o yo sola en casa. Suspiré terminando mi ducha , mis 15 minutos bajo el agua habían concluido y con ello tomé el secador del pelo para secarme totalmente la cabeza para que así, mi cabello quedase correctamente seco y no se me ondulase a su gusto, y es que aquello era realmente horrible, no poder controlar todo, al menos tenía la tranquilidad de que no se me encresparía. Tardé cerca de media hora en arreglarme correctamente y comenzar a maquillarme, ahora era cuando la odisea comenzaría y mi mal humor volviese a reinar sobre todas mis demás emociones.

Tras el encontronazo con Kim Jong In, salí demasiado rápido y alterada del lugar, supongo que no habría pasado nada de no haberme topado con el camerino de la "diva" del desfile, discutiendo con Sunhwa acerca de algo que realmente poco me interesaba. Mi mal humor en ese momento me cegó, haciéndome adentrarme en el camerino preguntando que diantres estaba sucediendo. Cuando mi compañera se disponía a contarlo, la energumena de la modelo se puso a chillar, obviamente, no pude evitarlo, en un principio solo la mandé callar, que por favor se relajase. Todo habría ido bien si no le hubiera dado el arrebato de locura, atacando a mi compañera y amiga de manera verbal, obviamente, clamé a la calma nuevamente pese a que lo que de verdad me pedían mis ánimos era agarrarla de los pelos y tirarla al suelo, decirle cuanto asco me daba la gente como ella y que si por mí fuera los exterminaría a todos y cada uno de ellos por el método de tortura más lento y doloroso que pudiera causarles, terminar con aquella cepa social, aquella pandemia de gilipollez que se había extendido tan rápidamente que ni me había dado cuenta de ello, parece que aquella tontería crónica de algunos era contagiosa, debería estarme al loro de ello, en fin... Cuando me quise dar cuenta era yo la que discutía acaloradamente con la modelo, hasta que sin poder evitarlo empleé dos de los tópicos que más usaban contra las modelos, para decirlo más finamente de lo que se lo dije a aquella chica...Digamos que comparé su coeficiente intelectual con el de un peluche de trapo y sus piernas...Bueno, dejemoslo en que no era nada relacionado con el físico y que se pasaban mas tiempo abiertas que cerradas ante los altos cargos. Mi mala suerte fue no ver aquel neceser metálico que tenía a mano, bueno, si no vi, pero cuando ya había partido mi labio con tanta facilidad que ni yo misma me percaté hasta ver la sangre correr libremente por mi cara, mano y blusa.

Salí del cuarto de baño vestida y preparada para salir, ajustándome las cintas de la sandalia, tomando entre mis manos el papel que simplemente ponía que debía ir a la tienda a por la ropa para el desfile, que había llamado a un modelo para que le probase las últimas cosas y las arreglase para que se viese "divino". Negué con la cabeza riendo, bajando las escaleras con el teléfono móvil en la mano, viendo como me había dejado desayuno, bueno, me había dejado la cafetera llena de café y un zumo de naranja recién exprimido, parece que ya se había dado por vencida en dejarme tostadas o cosas por el estilo, sabía que no me las comía, por las mañanas tenía el estómago totalmente cerrado . Metí todas las cosas necesarias en el bolso, las llaves, la cartera, una crema para el labio por si se ponía peor, y luego las miles de cosas que había dentro de este, entre ellas una cajetilla de tabaco, el sabor no lo había visto demasiado bien, pero por el color de la cajetilla podría jurar que eran los de algodón de azúcar, chicle o cereza, a saber, aunque realmente me daba igual, todos me gustaban. Me miré en el espejo antes de salir y colocarme bien las gafas, me puse los cascos de mi Iphone y salí de casa cerrando la puerta con la contraseña y la llave, nunca estaba de más dejar todos los cabos bien atados para evitar que ningún colgado se colase en casa. Puesto que no tenía coche, tomé el metro para llegar al centro comercial , gracias a dios no había demasiada gente, y la que estaba no me reconocía, por lo que simplemente salí corriendo del metro, metiéndome en el centro comercial para buscar la tienda. La dependienta parecía estar esperándome, por lo que me metí en dicho lugar, cerrado por ahora, en un principio solo estaríamos el modelo, las 5 dependientas y yo, seguía pensando que era exagerado el número de gente que se encontraba allí trabajando, pero en fin, el dinero que daba la tienda era suficiente para mantenerlas trabajando. Me metí en el almacén sacando aquellas prendas que el modelo tendría que probarse, dejando las gafas de sol sobre la repisa del mostrador. No era mucha ropa, tan solo dos conjuntos los que debían arreglarse un poco, por lo que probablemente podría llegar a la pasarela antes de la hora de comer.

Atuendo:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Krystal Jung
Silver Pearl
Silver Pearl

Mensajes : 42
Edad : 25
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En serio...¿Tu? {Jongin}

Mensaje por Kim Jong In el Sáb Jun 30, 2012 12:11 am

"Venga ya, despiertate y vistete, si lo prefieres te puedes echar a dormir en el coche tambien, se que tuviste un día duro ayer asi que hoy no usaré el truco de girarte el colchón..¡Pero levantate ya que es tarde!"Las ensordecedoras replicas del manager no hacían más que ganarse por mi parte quejas ante el poco tiempo de descanso del cual solía dotarme a diario ¿Molesto? A decir verdad era el miembro más activo del grupo algo que principalmente me habría gustado si no fuera porque ahora comenzaba a ser testigo de lo que era el tener que vivir rogando por el bonito encontronazo de tu cuerpo sobre el colchón, sobre un sofá o incluso sobre el incomodo asiento de un coche que ahora era para mi el mayor de los santuarios ya que al menos significaba un largo tiempo de descanso para al menos poder obtener algo de tranquilidad. Pero claro, teniendo a alguno que otro del grupo con ataques de hiperactividad mi humor a veces se volvía del más negro posible y con dos o simplemente una palabra podía convertir tal viaje en un completo luto en el cual solo se escuchara el motor de aquella furgoneta en la que nos encontrábamos ¿Un agua fiestas? Quizás sería ese mi segundo nombre pero a pesar de ello más de uno acababa agradeciéndomelo cuando derrotados acabábamos de la misma manera, completamente sumidos en el sueño que nos merecíamos debido a nuestros grandes esfuerzos. Acabábamos de debutar pero a pesar de ello ya eramos lo suficientemente "famosos" como para que fuéramos aclamados de una manera anormal y nuestro cuerpo llegara a encontrarse completamente out mediante a lo que de batería se trata.Ciertamente, era molesto más ahora que mis días libres eran ocupados por horas teniendo que ser quien dice acicalado para encontrarme ante las cámaras modelando algo que nunca había pasado por mi mente y mucho menos por mis ideas ¿Pero que más daba? era una buena manera de seguir promocionandome y así llamar aún más la atención de las fans que esperaban ansiosas nuestras apariciones fueran donde fuese.

-Eres molesto, no te soporto, fuera de aquí-Fue lo único que llegue a decir mientras cogía uno de los cojines de mi cama para así lanzarsela al managuer que se encontraba en la puerta siendo así yo mismo victima de las risas de Su Ho que hasta ahora se encontraba en la litera superior haciendo seguramente lo que hacía todas las mañanas, leer. Pero estaba claro, no me iba a librar tan rápido y el managuer simplemente me ignoro a sabiendas que tarde o temprano acabaría levantándome tal y como resulto diez minutos después. Me incorporé lentamente de la cama para así quedar sentado en esta tratando de centrarme en lo debido hasta que finalmente volví mi mirada sobre la cama para buscar el móvil que se encontraba seguramente debajo de la almohada, necesitaba ver la hora, al menos saber donde me encontraba en estos instantes ya que bastante extraño era el simple hecho de que me encontrara en el apartamento del grupo pero claro, terminando las últimas grabaciones a altas horas de la madrugada lo que menos pasaría por mi mente era ir a mi propia casa-¿¡Esto es en serio!? ¡Son las 08:30 de la mañana! Ash...-Dije a modo de queja mientras observaba el móvil que hasta ahora se encontraba entre mis manos. Lo único que no quería era trabajar, levantarme de aquella cama para hacer lo que quisiera que fuese, no lo necesitaba, no era necesario para mi ni para mi vida, era todo estúpido e innecesario más ahora que mi cuerpo se encontraba completamente cansado y ni si quiera sabía la razón por la que me habían despertado a estas horas sin yo mismo saber la razón de ello. Bufé molesto sin poder evitarlo y aparte las sabanas de la cama para así levantarme de esta aún algo adormilado para así salir de la habitación en busca del managuer. "Dice que te des una ducha rápida y bajes al coche que te esta esperando para hacer no se que cosa" ¿En serio? ¿Todo sería así esta mañana? Terminé por suspirar tratando de asimilar la información que había recibido de manera tan lanzada nada más salir de la cama y con ello hice un gesto despreocupado ante las palabras que Lu Han me había dedicado desde el sofá mientras veía que se yo que cosas en el televisor.-Esta bien.

El desvestirme no fue nada costoso, a decir verdad fue en cuestión de segundos lo que tarde en deshacerme de ese simple boxer con el que me había dormido esta misma madrugada como era de costumbre. Odiaba dormir con ropa, de verdad me resultaba algo más que agobiante e innecesario más aún cuando lo que más necesito es libertad para descansar aunque en ocasiones ni necesidad de quitarme la ropa para dormir cuando venía realmente cansado de donde fuera, algo que aprendes una vez te has ganado la gran suerte de pertenecer a este mundo que no siempre estaba lleno de buena vida y lujos por todos los costados.Sería una ducha rápida, no necesitaría más por lo cual el meterme con algo de tranquilidad o más bien de manera aún soñolienta fue lo que me hizo darme el gusto de buscarle las cosquillas al manager de la mejor manera aunque capaz sería de venir a aporrear la puerta del baño con tal de que me diera prisa si es que Chanyeol no se ocupaba antes de hacerlo, algo a lo que debería estar agradecido, no estaría por la labor siendo tan temprano y llegando tan tarde la noche anterior.

Regule el agua al instante poniéndola lo suficientemente caldeada para así poder despertarme lo antes posible, ciertamente habría sido de otras maneras, un baño de agua fría pero no, no toleraba una temperatura como aquella y menos a estar horas de la mañana que lo que más necesitaba era estar tirado en cualquier dado disfrutando de mis horas de descanso. ¿Pero que sería con lo que me toparía hoy? Ya mi primera mala jugada había sido perdiendo mi día libre para acudir a pasar una "bonita" velada con mi ex-novia en unos de los camerinos del backstage a una pasarela, peores cosas no podía esperarme o eso suponía en estos momentos. De cierta manera aún me encontraba exasperado por el suceso ¿Arrepentido? Esa no sería la palabra indicada o por lo menos no quería creer algo como aquello a pesar de que yo mismo sabía que de cierta manera le había atacado por el lugar que más la haría decaer. Krystal era una chica bastante transparente si la conocías o por lo menos eso mismo pensaba yo que había pasado mi adolescencia a su lado a pesar de que todo quedara siendo producto de un pasado que había decidido enterrar o más bien ignorar y ver como una simple mala jugada del destino al jugar a dos personas como nosotros que no estaban para nada destinados a pasar el mínimo tiempo juntos a pesar de que no podría decir con total certeza que hubieran sido en su totalidad momentos desagradables y que querer olvidar ¿Qué los había echado de menos? Quizás en algún momento de flaqueza que habría sufrido para aquellos entonces ¿Pero ahora? Simplemente lo ignoraba. Las cosas del pasado no necesitaban más que algo como eso.

Diez minutos más tarde ya me encontraba fuera de aquella ducha y de camino a la habitación con la toalla anudada a las caderas mientras sacudía mi pelo con otra para así tratar de secarlo lo antes posible.-No tengo ganas de buscar nada, te cojo esta chaqueta ¿Hmm?-Dije mientras tirada la toalla sobre el colchón y sin esperar respuesta de mi primo directamente cogía la chaqueta y con ello lo restante para poder vestirme lo antes posible.-Nos vemos a la noche.

Atuendo:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

10:45 de la mañana y ya había hecho prácticamente todo lo que al menos creía que sería lo que debía de realizar el día de hoy pero no, no me iban a dejar tranquilo y además de ello me habían plantado en pleno centro comercial ¿Otra pasarela? Realmente se hacía pesado este oficio pero a pesar de ello simplemente asentí mientras me colocaba la gorra negra y finalmente la capucha de la chaqueta sobre esta, ignorando las demás palabras del manager que clamaban por lo menos una buena actitud de mi parte frente a los estilistas o quienes fueran de ocuparse de mi el día de hoy.-No me diste ni tiempo a coger la cartera, déjame algo de dinero para comprarme el desayuno, al menos un café que ni para eso me has dado tiempo.-Ciertamente ya era un hombre completamente distinto frente al que otros se habían topado al despertarme dos horas atrás ¿Pero café? Necesitaba la cafeína, realmente era un vicio necesario para poder estar al tanto el día de hoy y unas replicas debido al poco tiempo que me daban a siquiera alistarme y ponerme minimamente decente. No fue mucho lo que tardo el manager en darme algo de dinero por lo cual el alejarme del coche al instante mientras bajaba la mirada al suelo no se dio a mucho tardar, tampoco sería tan descarado para que en cuestión de segundos tuviera quien sabe cuantas mujeres pululando a mi alrededor. Una vez había comprado aquel café fui directo hacia la tienda, no sería difícil encontrarla, no por lo menos después de haberla frecuentado con continuidad gracias a mi trabajo y más aún por el echo de que mi presencia en los carteles principales de esta se daba a notar aunque fuera en compañía de más modelos. Me despojé así de la gorra al instante dejándola sobre el mostrador y avistando las gafas de sol que habían sobre estas ¿Krystal? Al instante una sonrisa algo curvada y divertida se hizo en mis labios y finalmente fue eliminada para así poder prestar atención a las dependientas que buscaban una manera de llamar mi atención en aquel momento de espera que acontecía a esas horas de la mañana.
avatar
Kim Jong In
EXO
EXO

Mensajes : 83
Edad : 26
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En serio...¿Tu? {Jongin}

Mensaje por Krystal Jung el Sáb Jun 30, 2012 9:13 am

Tenía un mal presentimiento acerca de lo que sucedería a lo largo del día, aunque realmente poco podía fiarme yo de mis corazonadas, de mi manera de ver las cosas o simplemente de mi manera de levantarme cada día. Supongo que siempre había soñado con cumplir mi sueño, ese que se había visto tan desprestigiado por mi familia y días atrás por el que siempre pensé que lo había apoyado. No podía decir que me sintiese dolida o deprimida en ese momento, siempre había sido del tipo de persona que ante un ataque o crítica, se crece, simplemente por poder hacer a la gente tragarse sus propias palabras, que su orgullo se viese herido por el mío propio, que se percaten que por mucho que traten de hundirme nunca lo conseguirán, por que son ellos los que me hacen pelear más por llegar a ser lo que siempre he soñado, por que debido a ellos me he vuelto como soy. ¿Agradecida? No sé si esa es la palabra, cada vez soy más hermética, cada día que pasa me convierto en alguien más difícil de tratar. Se me puede tachar de orgullosa y altanera, pero hagan lo que hagan, quitando mi orgullo no tengo nada, o al menos nada que me interese conservar por ahora, por lo que cualquier insulto por su parte es infundado, nadie sabe como soy realmente, lo único de lo que tienen idea es de como fui en el pasado, y podía asegurar que ya nada quedaba de la Krystal del pasado, tan solo un mero parecido físico. Todos aquellos que me habían menospreciado probablemente ahora se estarían tirando de los pelos, por que pese a no ser una actriz reconocida, era una cantante, en el grado de Idol, bastante conocida, y además de aquello era modelo y diseñadora, que llegase mi oportunidad en el mundo de la actuación tan solo era cuestión de tiempo, tiempo que probablemente se redujese debido a la fama que había cosechado en tan pocos meses tras el debut.

Llevaba un par de días tan solo durmiendo un par de horas, supongo que eso no era bueno para mí, pero después del "altercado" con mi ex, no podía pensar en otra cosa. Recordar como era antes, y como la fama lo había convertido en otro idol estúpido, otro que antepone su fama sobre su humanidad, que se piensa que es el único que trabaja y el único que triunfa por que lo llamen para cuatro cosas mal contadas dentro de Corea del sur. ¿Acaso eso lo hacía internacional? Vale que los coreanos tienen un curioso concepto de lo que es el mundo, eso lo suelen demostrar con sus "giras mundiales" las cuales generalmente abarcan cinco países de Asia y el resto del mundo es ignorado de mala manera pese al concepto de Mundial de sus conciertos. No pretendía atacarlo, pero si tan subido se lo tenía alguien debería bajarle ese ego un poco, ese molesto ego que tanto lucía por simplemente haber cumplido su sueño. Pero tras haberlo pensado durante mucho tiempo pude llegar a una conclusión, él es feliz siendo cantante y modelo, bien, hasta ahí todo es genial ¿Pero no es demasiado triste pensar que has conseguido todo lo que querías? Además de que la ambición es algo que debe estar siempre ahí, pensar que has conseguido todo lo que siempre has deseado es realmente triste, pensar que solo vivirás para prolongar aquello que has soñado, vivir sin ambición debe de ser realmente aburrido, yo, personalmente me sentiría vacía, todos necesitamos algo por lo que seguir, algo por lo que continuar esforzándonos, no tan solo por mantener una fama que ya tenemos, supongo que yo no era de las que se conformaba con aquello, incluso si fuese actriz seguiría luchando por conseguir tener un enfoque más mundial, por poder interpretar todo tipo de papeles, desde el más secundario hasta un papel protagonista .Ese era mi sueño, y era el que por mucho que lo intentasen jamás me pisarían, por que lo que nos da fuerza son las cosas por las que vivimos y luchamos sin importar los obstáculos, al fin y al cabo, conseguir lo que más deseas la primera vez que lo intentas no debe de ser gratificante.

En ese mismo momento me encontraba sentada en el exterior trasero almacén, dado que tenía puerta trasera, podía fumar tranquilamente sin ser molestada o vista por los medios de comunicación que podrían hacerse eco de este mal vicio y tratar de hundirme, o más bien ganarme un regaño de la empresa, del manager o cualquier persona que pudiera tomarse a mal mi tan perjudicial vicio, aunque por lo general, fumaba a solas, por lo que ni siquiera Sunhwa olía el humo de mi tabaco, es mi compañera, si , pero no por ello la voy a cargar como fumadora pasiva por hacerlo a su lado en sitios cerrados , en más de una fiesta había fumado con ella cerca, pero siempre encontrándome en lugares abiertos o que supiera que no iba a molestarla. Cuando terminé el cigarrillo que tenía en la mano, tras apagar el cigarro entré en el almacén buscando las prendas que tendría que modificar en la medida mínima posible , probablemente para el modelo que me habían enviado poco tendría que arregla las prendas, además de que era más referido a las zonas superiores de la ropa, para que fuesen quizás un poco menos sosas. Siempre había pensado que un diseñador no tendría por que llegar a hacer su ropa, que tendría a gente a su cargo para hacerlo, pero viendo que pocas veces entendían nuestros deseos, no me quedó otra que yo misma aprender a modificar prendas e incluso hacerlas. El patronaje no era especialmente difícil, tan solo había que saber el tamaño exacto de las piezas o simplemente como ensamblarlas después entre ellas, mucha gente decía que era un infierno, pero para mí era realmente agradable, al menos las prendas de ropa no pueden molestarte con sus quejas, simplemente son maleables y agradables al tacto. Tomé aire y tras agarrar las prendas salí nuevamente a la tienda cuando noté el revuelo entre las dependientas, que correteaban por la tienda cuchicheando cosas que realmente no entendía, ese comportamiento histérico podía deberse a dos cosas. Que el modelo estaba muy bueno o que él era el modelo.

Salí viéndolas a todas pulular a su alrededor, debía de estar realmente feliz por aquella situación, en un principio tan solo pasé por detrás, colocando las prendas en el probador, correctamente ordenadas para que él tuviera las cosas bien fáciles a la hora de ponérselas y así terminar mucho más rápido de hacer las cosas y por lo cual poder deshacerme de su odiosa presencia en mi tienda y con mi ropa. Tomé aire acercándome a las dependientas revolucionadas. - Si todas quieren conservar su trabajo pórtense como las adultas profesionales que son, no como adolescentes hormonadas por la presencia de un modelo.- Me había ganado más de una mala cara, pero no podía permitir que lo acosaran ni aunque le gustase o mismo no le resultara molesto, si se comportaban así con todos los famosos que podían pisar la tienda tendríamos que vérnoslas con ellos después y sentirnos avergonzadas por las trabajadoras del lugar, y es que en cuanto entras a formar parte de un trabajo como este, por muy fan que seas debes ser mas discreta, me pasé la lengua por los labios poniendo mala cara al tocar la herida, fijé mi mirada en Jongin, y con una sonrisa más que falsa le invité a ir hacia los probadores - Señor Kim, si me hace el favor de ir hacia los probadores podremos acabar rápidamente con esto.- Dicho esto me giré caminando hacia estos, echándome el pelo hacia atrás, todavía escuchando las críticas hacia mi por haberme referido a aquellas trabajadoras como adolescentes hormonadas por la presencia de un artista frente a ellas. No tenía ganas de lidiar con Jongin, no hoy, al menos no de la manera que sucedió la vez anterior, por lo que simplemente me senté en uno de los sofás que estaban ubicados allí, probablemente para los novios que eran arrastrados a aquellos lugares y debían ver como sus parejas se probaban toda la ropa habida y por haber. Tomé una pequeña maleta con los utensilios necesarios para arreglar lo que fuera y me quedé esperando a que él se dignase a entrar en el probador.
avatar
Krystal Jung
Silver Pearl
Silver Pearl

Mensajes : 42
Edad : 25
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En serio...¿Tu? {Jongin}

Mensaje por Kim Jong In el Sáb Jun 30, 2012 10:23 am

Si había algo que debería de agradecer era el echo de que a pesar de las molestias que este oficio se traía a cuestas siempre había algo que terminaba por hacerlo ameno aunque se tratara de unos pequeños momentos, instantes o que sabe, pero siempre, había una manera de escapar de todo y te daba al menos unos instantes de descanso. ¿Qué en estos momentos estuviera rodeado por cinco dependientas que trataban de darme los mejores tratos? A decir verdad era reconfortante ¿O subía mi ego? Yo mismo admitía que era el tipo de hombre que se crecía por el simple hecho de que le mostraran un tipo de aprecio, de admiración o quien sabe que, simplemente me gustaba ¿Pero a quien no le gusta que le regalen los oídos a palabras llenas de admiración o simplemente deseo? Quizás si esto no se encontrara tan cerrado entre las paredes de la zona comercial todo sería más agradable y el lidiar con molestias no sería algo que tiñera mi humor de una manera oscura y pesada como hasta ahora sucedía de manera continua cuando me encontraba siendo el maniquí que decoran, visten y maquillan para hacer más dinero y crecer títulos de una empresa que básicamente aún no se llevaba todo por delante. ¿Habrían pensado en llevarse el lado agradable y social hasta los estudios? De seguro si fuera de tal manera quizás todo sería mucho mejor de lo que es ya y es que lidiar con molestias como las que te encuentras en esta misma empresa es algo más que insoportable más aún cuando una de las personas que se cree superior a las demás por su titulo es la primera que puede sacar las garras para asesinar a la primera que no fuera de su gusto aunque podía agradecer que su compañera siempre lo arreglara todo y mostrara una sonrisa para tratar de calmar las cosas y brindar mejores tratos. Aunque para que mentir, también eramos conscientes de que cuando dos mujeres se juntan se acaban contaminando la mierda de la una a la otra.

Aún así no podía tampoco decir que mi estancia fuera siempre de la forma más pesada, conocía a gente interesante, hombres con los que compartir charlas en tus tiempos libres, mujeres que estaban mayoritariamente por la labor de hacerte pasar un buen rato independiente del momento o del lugar o simplemente dispuestas a brindarte su número de teléfono sin tener si quiera que pedírselo. Era interesante, por lo menos más que el estar siempre tras un escenario en el cual los preparativos y las prisas son lo fundamental y prácticamente lo único para lo que vives, que la poca intimidad te hacía quedar siendo portada de revistas de cotilleos repletas de historias que los propios redactores inventan para así poder vender a nuestra costa o simplemente hundirnos sin ningún tipo de remordimiento. Supongo que a algunos solo les importaba el dinero ¿Pero no había sido siempre de esta manera? La sociedad era guiada por la codicia de la misma manera que las empresas por las cuales unos vivían obviamente se centraban en aquellos que podrían contratar para así llenar sus bolsillos de cantidades de las grandes y fama a modo de desmayos y gritos por personas que claman y lloran por la presencia de personas que viven por y para su trabajo aunque este les consuma de la manera más vil e insoportable cuando de salud se trata. Pero tampoco había mucho que esperar todo acaba siendo productivo para el artista siempre y cuando se encuentre calificado para soportar todo lo que se ponga en su camino aunque en ocasiones incluso se trate de estancias en el hospital inyectándote la energía que no eras capaz de regenerar por culpa del pasar prácticamente las 24 horas del día y los 7 días de la semana trabajando para seguir pudriéndote interiormente. Total llegados a un punto acabarías siendo simplemente un cúmulo de fama que vive por y para ella.

Me apoyé así en el mostrador siguiendo la conversación que las dependientas se obstinaban por brindarme, no tenía nada mejor que hacer, no hoy por lo menos y eso me invitaba al menos relajarme mientras tomaba aquel café que pocos minutos atrás me había comprado para así recuperar la completa conciencia para lo que tuviera que hacer el día de hoy cosa que realmente agradecería si no fuera uno de esos pesados desfiles que en estos momentos terminaban de arrebatarme el poco tiempo libre que me quedaba. Un pequeño ruido fue así el causante de que mi atención se viera completamente llamada al escuchar como aquella chica que había esperado encontrar tras ver aquellas gafas en el mostrador salía del almacén e iba directa hacia los probadores para así colocar las cosas.¿Prisas? Era obvio que lo que menos pasaba por sus gustos era pasar más de unos cinco minutos con aquel hombre que días atrás había basado su tiempo libre y entretenimiento en burlarse de sus fracasos sin ningún tipo de educación, tampoco era que me importara preocuparme por las cosas de una "desconocida" a ojos de los demás y más en estos momentos que tenía cosas más entretenidas como la de estos momentos en los cuales flirtear con alguna de las dependientas se convertía en mera diversión. Al menos tenían el buen gusto de escoger chicas minimamente atractivas tras aquellos mostradores aburridos y repletos de trabajos que alguna vez acabarían siendo unos más en un almacén sin sentido. Pero aún más fue llamada mi atención cuando sin ningún tipo de remordimiento hizo que aquella chica simplemente se acercara y dedicara aquellas palabras a las dependientas privándolas así de la libertad que las permitían ser al menos del agrado de los demás, cosas de las que otras al parecer no estaban dotadas.

-En fin, el señor Kim tiene que ir a ser lo suyo-Concluí en el momento que Krystal se alejo del lugar para ir hacia aquel sofá, dando ahora a notar la gracia que me provocaba que me tratara de aquella manera. ¿De verdad había llegado hasta un punto como aquel? No sabría si aquella situación me recordaba a la de una típica pataleta de una cría de cinco años que cree que el retirar un trato "normal" la haría superior o indiferente ante la presencia de otros o que por lo menos, crearía incomodidad o molestia.-Nos vemos al rato- Finalicé así con una pequeña sonrisa curvada antes de apartarme del mostrador, dejando mi café sobre este y caminando hacia el probador mientras me quitaba aquella chaqueta por el camino para ahorrar tiempo, parando así frente al sofá sin llegar a mirarla, dejando aquella prenda en este antes de ir directo al probador para así echar un vistazo a las prendas que había colocado en este, al menos no podía negarme a la idea de que hacía su trabajo bien aunque ella fuera la mayor de las molestias en cualquiera de los casos y no sus propios diseños ¿Paro que más daba? Tampoco es que fuera indicado el mezclar el trabajo con la persona que lo ejercía siempre y claro estuviera bien hecho.

Sin más que un rápido análisis cerré la cortina tras de mi para comenzar a vestirme ignorando lo que había pasado o podría pasar el día de hoy, tampoco habría que dar importancia a cosas mínimas y que no la tenían como la simple presencia de Krystal en el lugar aunque de alguna manera me inquietara por la simple tentación de buscarle la paciencia de alguna de las maneras. Era lo más entretenido que tenía en estos momentos si era hora de decir dos verdades fueran absolutas o no. No tarde en vestirme, no sería lo más inteligente teniendo en cuenta que lo único que me importaba era quedar libre lo antes posible para así poder hacer lo que me viniera en gana por lo cual una vez todo estuvo en su sitio e hice un breve estudio ante el espejo salí del probador ganándome así la mirada de todas las dependientas a las cuales ignoré mientras desviaba la mirada directamente hacia Krystal esperando a que hiciera lo que tuviera que hacer en aquellos momentos.
avatar
Kim Jong In
EXO
EXO

Mensajes : 83
Edad : 26
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En serio...¿Tu? {Jongin}

Mensaje por Krystal Jung el Sáb Jun 30, 2012 1:55 pm

Era incómodo tener que lidiar con aquellas mujeres que más que trabajadoras parecían estúpidas fans de aquel que se había metido en la tienda. Negué con la cabeza levemente, podían enfadarse cuanto quisieran, yo misma había tenido a escasos centímetros de mi a artistas de gran talla, gente de la que me podría llamar fan como ellas lo hacen de el chico que tenían ante sus ojos, y debido a estar trabajando debía comportarme como una trabajadora, no como una aficionada a todo tipo de trabajos que estos hacían. Podrían tener todas las pataletas que quisieran, dar las quejas que les viniese en gana, pero sabía perfectamente que tenía la razón, que no podían discutirme aquello y mucho menos pasar sobre mí. En este caso el rango era meramente puesto por los altos cargos, si yo misma tuviera que quedarme en la tienda para vender prendas a quienes entrasen sería la primera en hacerlo. Parece que en este lugar habían escogido a las muchachas por su físico y no por su profesionalidad, cosa que a mi parecer estaba realmente mal hecha, aquí debemos ser profesionales, no guapos, guapo tiene que serlo un Idol, ni si quiera los modelos precisan de esta característica, a lo largo de mi vida he visto muchos modelos que lo que se dice guapos de cara, no eran, pero ¿Que importaba? Un modelo ha de saber estar sobre la pasarela, desfilar y tener cuerpo para hacerlo, su cara poco importaba ,tan solo eran válidas sus expresiones, por lo que personalmente no solía sentirme atraída por estos, al menos no del todo, tan solo viendo su físico, lo que se podría decir de cuello para abajo que era por donde eran pasables. Igualmente no podía entender la histeria de las chicas al rededor de un hombre, eran personas normales, había miles como ellos por el mundo, a ver, sin tanto dinero como ellos, quizás también sin tanto talento, pero mucho más guapos que ellos si los habían, por lo que no lograba comprender aquel comportamento irracional que muchas mostraban tener cuando un idol se les pasaba por al lado.

No tenía ganas de lidiar con él, no tenía ganas de pasar el día con aquel modelo narcisista que tan feliz parecía rodeado de las dependientas que estaban totalmente embelesadas con él, desatendiendo las cosas descolocadas del día anterior, si es que parece que en este tipo de lugares la gente no se porta como debe, simplemente están ahí por cobrar un salario y ver a los famosos que entraban en la tienda, y no sería la primera vez que las pillan tratando de fotografiarlos, con esta clase de profesionales no sé a donde diantres vamos a llegar, simplemente tienen que reducirse a colocar las cosas donde deben estar, vigilar que la gente no robe y poco más. Bueno si, no hacer que la gente resbale con las babas que pierden cuando un idol pasa por ahí, o quien me dice que no lo hagan incluso sin tratarse de idols, simplemente chicos guapos que se pasaban por el lugar para comprar las últimas tendencias, o que simplemente eran fans de Silver pearl y se pasaban por ahí para ver si se encontraban conmigo o con Sunhwa, supongo que poco les importaba con tal de conseguir decir que estuvimos con ellos, y por que en mas de una ocasión habíamos incluso influido en su ropa, vamos en la que decidían comprarse, siempre he dicho que la vida de un idol no siempre va a ser idol ,llegará un momento que tenga que escoger otra profesión, ¿Quien me dice que en unos años no estaré yo como dependienta? No era una idea que me agradase, no por el oficio en general, si no por que esperaba que mi carrera musical durase mucho, además de poder llegar a conseguir ser la actriz que tanto ansiaba, aunque por lo general , las actrices que no tenían la suerte de conseguir papeles en su adolescencia lo conseguían en su madurez. Sobre sus 23 o 24 años, por lo que todavía podía conseguir el papel de mi vida y acallar a todos los estúpidos de mi alrededor.

Tras haber dirigido aquellas palabras a las dependientas, pude ver la expresión de Jongin, aquella maldita expresión. Cerré los ojos aun escuchando las críticas por parte de las trabajadoras de la tienda. Me importaba poco, podían ponerse como quisieran, pero en lo mas interno de sus cabezas sabían perfectamente que tenía la razón, que debían centrarse en su trabajo por mucho que estuviese allí el mismísimo presidente de la casa Azul. Me llevé los dedos a las sienes viendo como él mismo se dirigía al lugar que yo misma le había indicado. Esperaba que se hiciera el remolón, que me hiciera tener que obligarlo a ir al probador. Sabía que en cualquier momento podría empezar a buscarme las cosquillas, que aquello era un extraño pasatiempo para él pero en fin, no iba a ponerme a la altura de un modelo estúpido al que tan solo tenía que ayudar a terminar de arreglar los últimos detalles de su ropa. Me encargaría de matar a Sunhwa por haberme mandado venir a mí a ayudarle a él y no haber venido ella. Aun encima del mamporro que me llevé de la loca de la modelo me había dejado el trabajo de lidiar con Jongin. Viéndolo entrar no pude evitar que mis ojos se posaran en su trasero, negué con la cabeza echándome el pelo hacia atrás, supongo que pese a mi rechazo por su personalidad su físico siempre me había encantado, bueno, antes también su personalidad era algo que me llenaba, su manera positiva y optimista de ver la vida era lo que más me relajaba a la hora de estar con él, ahora solo podía sentirme incómoda y molesta con su simple presencia, con ese olor que desprendía, tal como la otra vez me había desquiciado con tan solo olerle de lejos, aunque esta vez nuestra cercanía se debería a algo meramente profesional.

Cuando le vi entrar simplemente dejé las cosas que necesitaría colocadas sobre una de las repisas que se encontraban al lado del probador para que él no tuviese que salir demasiado del probador y las dependientes no pudiesen ver nada que no debieran ver hasta el desfile, y es que esas prendas eran exclusivas para la pasarela, nadie más que nosotros debíamos conocer las modificaciones de esta. Rápidamente salió, si había algo de él de lo que no podía quejarme era de que se colocase mal las prendas, siempre se las ponía tan correctamente que nunca habíamos tenido que regañarle o arreglar su ropa. Tomé aire poniéndome de frente a él, desabrochando uno de los botones de la camisa dejándola semi abierta en la parte de arriba, para luego dar una puntada a esta y darle un toque mas llamativo al diseño. La chaqueta simplemente necesitaba un pequeño frunce en la parte de detrás, por lo que poniéndome a su espalda marqué aquello con dos agujas. Y la parte más complicada para mí. Suspiré viendo que el pantalón le quedaba algo flojo en la parte del trasero. Resoplé y tratando de tocar lo menos posible coloqué las marcas correspondientes para que la ropa se quedase totalmente pegada a su cuerpo. Me separé de él para luego ponerme en frente. Ajusté su chaqueta de una manera meramente profesional, levantando luego la mirada para fijarla en sus ojos - ¿Está cómodo así? ¿O necesita que la ropa le quede mas holgada? - Mi indiferencia hacia él continuaba impresa en mi cara, elevando las cejas para luego pasarme la lengua por los labios con el objetivo de humedecerlos y que la herida no pudiera abrirse en un movimiento brusco por mi parte y dejarme en mal lugar. Los cuchicheos continuaban llegando a mis oídos, todas se preguntaban el por que de aquella herida, aunque no lo fueran a saber nunca, y es que si lo decía probablemente la amonestada sería la modelo y no yo, y no tenía demasiadas ganas de tener que buscar una modelo nueva.
avatar
Krystal Jung
Silver Pearl
Silver Pearl

Mensajes : 42
Edad : 25
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En serio...¿Tu? {Jongin}

Mensaje por Kim Jong In el Sáb Jun 30, 2012 3:18 pm

Tan solo debía de hacer las cosas tales y como estaban estipuladas, coger las prendas que me habían indicado y hacer uso de estas ¿Era trabajo no? No tenía porque estar centrándome en otras cosas que no fueran el mero echo de que lo único que debía hacer era cambiar mis prendas por otras para hacer unos pequeños arreglos a esta, nada más. Estaba acostumbrado a esto, a decir verdad mi segunda vocación se había convertido en esta dado a mi mala actitud frente a las camaras, desde un principio asistir a programas era lo principal, contestar preguntas, hacer cosas en grupo impensables o que por lo menos nunca te viste realizando ¿Pero era lo mío? Realmente tan solo servía para el escenario gracias a la gran incomodidad que me hacían vivir todos los periodistas que desde siempre me habían tenido más vigilado de lo normal por mi actitud que algunos calificaban brusca y fría. ¿Quejas? Estas se maximizaban debido a todas las mujeres que querían verme en la televisión y no tan solo en las pasarelas a pesar de que hiciera ambas cosas siempre y cuando tuviera antes una insufrible charla con mi tío que no hacía más que tratar de bajarme los humos para que me mostrara más agradable algo que no daba mucho resultado a decir verdad ¿Pero acaso tenía yo la culpa de que todos los periodistas buscaran la manera de hacerme cabrear o simplemente de sacarme de mis casillas? Esquivar las preguntas no era mi especialidad, no se me daba bien actuar en ese sentido como lo hacían los demás y es por ello mismo que acababa de esta manera lidiando con problemas y falsos rumores que acababan siendo un problema para los de mi alrededor, incluso mi "circulo cercano" profesional quedaba incluido en este como los falsos rumores que más de una vez habían corrido sobre si de verdad tuviera algo que ver sentimentalmente con Sunhwa o la persona que ahora se encontraba al cargo de mi vestimenta el día de hoy.

Era divertido en ocasiones, tener que negar el echo de estar manteniendo algo más que una "amistad" con aquellas dos mujeres más aún cuando posaban sus hipótesis sobre pilares sin sustento que caerían en cuestión de segundos debido a su gran peso en forma de mentiras ¿Qué dirían si de verdad supieran que lo que tanto buscaban no era más que cosa de un pasado ya bastante lejano? Que Krystal y yo habíamos mantenido una relación y con ello que habíamos hecho cosas típicas de pareja que a estas alturas, celarían a más de una persona que estuviera en nuestro fanclub o simplemente que hubiera desarrollado aquella obsesión tan típica que las convertía en simples mujeres que vivían por y para amargar la existencia de aquel que se acercara lo más mínimo al hombre que ahora titulaban como el hombre de sus sueños, al que deseaban o denominaban como su bias. En ocasiones dudaba sobre mi mismo o más bien de todos aquellas periodistas obsesionados que buscaban como hacer sus noticias más jugosas o incluso destapar verdades que ya se veían descartadas y es que una vez empezaron los primeros rumores debido a nuestro trabajo la cuenta atrás ya había empezado, total, nuestra relación nunca fue algo secreto para los que nos conocían y en aquellos momentos el ocultarlo no era para nada algo necesario debido a que en aquellos entonces, aún eramos al parecer "Personas con derecho a la intimidad" no como en estos momentos que los derechos se habían visto reducidos a cero por trabajar en el mundo del entretenimiento ¿Preocuparme por esto? No lo haría, no por ahora que simplemente lo ignoraba y el dar una negativa para evitar problemas y discusiones innecesarias era la mejor opción. Tampoco es que me resultara atrayente la idea de que supieran que habíamos tenido algo ambos antes de todo esto y menos en estas circunstancias.

Me paré así en el momento que estuve fuera para que así pudiera hacer su trabajo. No iba a decir nada o por lo menos no me resultaba productivo decir nada en aquellos instantes más que esperar a que terminara de hacer lo que tuviera que hacer con la ropa, ya tendría mejores momentos para agotar su paciencia aunque en sus propios gestos era de notar que la molestia de la ultima disputa aún seguía en vigor algo que de alguna manera me resultaba normal ya que sabía que una vez le tocas la moral no es de las que olvida con facilidad.Fue entonces cuando se colocó delante de mi, ganándose mi más sincera indiferencia mientras miraba hacia el espejo que se encontraba tras ella para así poder mirarme mientras que me mantenía quieto para que finalmente pudiera acomodar la parte trasera de la chaqueta y de este modo poder por fin actuar a la hora de colocarme el flequillo bien hacia un lado dado a que hoy no había tenido tiempo para absolutamente nada y me encontraba hasta ahora completamente al natural. Me acomodé así la chaqueta una vez mi pelo se encontraba en su sitio y por primera vez aparte la mirada de mi para así llevarla hasta abajo, observando con completa fijación como terminaba de acomodar la parte trasera del pantalón, obviamente la idea de que coloquen la aguja de manera errónea en una zona como esa alarmaría a cualquiera incluso a mi mismo a pesar que más bien observara tal escena con algo de diversión ya que sabía que de cierta manera, siempre había tenido fijación por esa parte de mi. Sonreí algo divertido durante unos instantes hasta que finalmente su presencia se hizo frente a mi y nuestros ojos se volvieron a encontrar una vez más, en este caso, la primera vez del día.

Desvié así la atención a mi trasero, colocando cuidadosamente las manos en este para comprobar bien lo que sería el tacto de este una vez el pantalón estuviera ajustado y tras esto metí las manos en los bolsillos de este para terminar de verificar que la comodidad no sería mala para aquella pasarela.-Así esta bien, ni muy ajustado ni muy holgado-Dije al instante volviendo la mirada nuevamente al espejo mientras sacaba las manos de mis pantalones antes de que mi mirada se encontrara alarmada en cuestión de segundos al notar que había algo, que no estaba correcto aunque en estos momentos no tuviera nada que ver con la ropa en la cual teníamos fija nuestra atención. Fue así como mis ojos fueron directos a sus labios no por aquel gesto que había realizado si no por aquella herida que se hacía de notar a pesar del pequeño maquillaje que tratara de ocultarla. Hice amago de alzar una mano para poder agarrarla del mentón pero desistí ante tal gesto debido a que como era obvio no era el mejor momento ni el lugar indicado para así tomar tantas confianzas y más sabiendo que aquí la mayoría eran unos cerrados de mente cuando se contacto se trataba.-Pero con el ajuste necesitaré tener cuidado a la hora de quitármelos, veo complicado el hacerlo yo solo-Coloqué ambas manos sobre la chaqueta para así deshacerme de esta y poder dejarla en la parte superior del probador que se encontraba al otro lado mientras que mi mirada no se desviaba de sus labios de manera descarada, como queriendo así examinar esta durante unos instantes más hasta que volví la mirada hacia sus ojos antes de simplemente actuar, agarrando su muñeca para así tirar de ella hasta el probador, abriendo la puerta de este antes de hacerla entrar conmigo. Obviamente la razón por la que supuestamente habría entrado no sería para nada una bonita imagen para las que se encontraban fuera esperando poder ser ellas las que vieran algo de mi cuerpo ¿Pero que más daba? Era moda, trabajo y yo era el modelo, no sería la primera vez que mis estilistas me vieran falto de ropa y era algo que ellas deberían de entender.

Ni si quiera le dejé tiempo a reaccionar antes de que se encontrara contra el espejo de aquel probador, sabía que de alguna manera querría evitar el entrar conmigo al lugar ya que sabía que no era lo suficientemente infantil como para necesitar que me quitaran los pantalones a pesar de que como era obvio los alfileres harían de ello un trabajo costoso. Tomé así sus manos para bajarlas y hacer que las colocara en el cinturón como dándole a conocer así que el que me quitara ella misma la ropa no era algo de lo que estuviera bromeando.-¿Qué te ha pasado? ¿Como te has hecho eso en el labio?-Dije al instante que apartaba mis manos de ella para así colocar una de estas en su mentón y hacer que alzara el rostro hacia mi fijando nuevamente y con el mismo descaro la mirada en sus labios.-¿Te han golpeado?
avatar
Kim Jong In
EXO
EXO

Mensajes : 83
Edad : 26
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En serio...¿Tu? {Jongin}

Mensaje por Krystal Jung el Sáb Jun 30, 2012 4:45 pm

Ceñirme a mi trabajo. Pensar tan solo en las cosas que debía hacer. No más sentimientos entremezclados con el trabajo, no más estúpidos arrebatos, no pretendía volver a acabar tirada en el suelo bajo su control, y mucho menos con aquella gente que podría sacar sus teléfonos móviles y sacar fotos que nos comprometieran a ambos de mala manera. No tenía ganas de dar explicaciones a la prensa, ya en mas de una ocasión se había rumoreado que mantenía una relación conmigo o con Sunhwa, cosa que los tres tuvimos que desmentir, de mala gana me parece, ninguno de los tres lográbamos entender por que semejante fijación con liarnos, solo trabajábamos juntos, y bueno Sunhwa se llevaba bien con el modelo narcisista, lo que no entendía es por que era yo la que tenía que estar metida en el ajo, cuando desde siempre había evitado su compañía, simplemente quería estar tranquila trabajando y no tratando con la gente, solo centrándome en mis diseños sin tener más roce que el necesario con los que trabajaban para la marca. Siempre había sido una persona arisca y en cierto modo malhumorada, pero eran ellos los que lograban sacar mi peor parte, pese a que intentaba no resultar mala, pese a que intentaba cuidarlos a todos en la medida de lo posible ellos me lo agradecían atacándome, gritando sin sentido, agobiándome con reclamos que yo no podía cumplir ni quería hacerlo, en más de una ocasión insinuando estupideces como que solo estábamos bien posicionadas debido a saber arrodillarnos y hacerle los trabajos correspondientes a los jefazos. Era un tópico incómodo pero en fin, poco a poco la gente comenzaba a percatarse de que aquello no tenía sentido, de que todo lo que las movía a decir ese tipo de cosas era la más pura envidia.

No me resultaba para nada divertido el tema de tener que negar, y volver a negar el mantener una relación sentimental con el que ahora tenía frente a mí. Bien era cierto que en un pasado mantuvimos una relación muy sonada en nuestro lugar de estudio, la típica pareja que todos envidiaban y que pese a sus diferencias, se entendían perfectamente, solo con mirarse a los ojos podían interpretar lo que le sucedía al otro. Supongo que el destino no quería vernos juntos, nuestra relación se enfrió, poco a poco, como si de una enfermedad terminal se tratase, haciendo que cada día que pasara fuese un avance fatal para nosotros. Mi frialdad se veía aumentada por su falta de interés, su falta de interés era creada por mis malas contestaciones y mi estrés, supongo que podría decir que yo fui el tumor que terminó desencadenando un cáncer en mi relación con él. Si mi orgullo se desvaneciese durante unos segundos, quizás entonces sería el momento de decir que lo sentía, que pedía perdón por mi parte de culpa al ayudar en aquella muerte dolorosa, pero sabía que él no lo haría, su vanidad era tan densa que podría incluso cortarla con un cuchillo, su orgullo actual era proporcional al mío, y aquello haría que nunca ninguno de los dos pudiéramos vernos como los dos adolescentes "enamorados" que fuimos un día, haría que aquellas tardes sin hacer nada en especial , pero aun a pesar de ello eran divertidas para nosotros no volviesen jamas. La nostalgia es un sentimiento puramente humano, no puedo decir que no lo sienta, al fin y al cabo por mucho que no quisiera seguía siendo una joven de 20 años con sentimientos encontrados ante la persona que una vez creyó amar. Cerré los ojos cansada, llevándome los dedos a las sienes para masajearlas con suavidad y quitarme aquellos sentimientos de la cabeza, aquellos pensamientos que eran más manejados por mi subconsciente que por mi razón, cosa que, personalmente comenzaba a preocuparme de mala manera.

Ver que se dejaba manosear tranquilamente, que en ningún momento recibí una mala cara por su parte mientras que estuve prácticamente moviendo su ropa durante minutos, ver como aun a pesar de eso simplemente se miraba en el espejo y se colocaba el pelo cuando podía. Era otra persona. El chico amable que yo conocí en su momento estaba tan muerto como la Krystal sentimental que una vez consiguió dominarme de una manera quizás debería decir que agradable, pero que jamás volvería, ella había muerto con aquella relación fallida, ella misma había matado aquella relación convirtiéndose en mí, alguien que muchos denominaban arpía sin sentimientos pero que jamás han tratado de conocer. Supongo que la coraza que ahora mismo tapaba todo lo que podía dejarme en evidencia era demasiado impenetrable como para que ellos pudieran romperla con facilidad. Realmente me habían dado ganas de mandar todo al garete y agarrarle lo que no debía, y mucho menos en presencia de toda aquella gente, supongo que sería algo incómodo de explicar después, y sobre todo haría que su ego se creciese más , si es que eso era posible, y tampoco pretendía ser participe de aquel crecimiento al parecer sin final, y es que parecía que a cada día que pasaba, su ego, lejos de asentarse, seguía creciendo y creciendo, ¿Tendría límite? Probablemente, pero no tenia ni la mas mínima gana de encontrarme con aquel límite, puesto que si era todavía mayor que lo que ese hombre tenía ahora terminaría siendo golpeado hasta la muerte a ver si con ello se le bajaban los humos, aunque por lo general los hombres tienen ego desde que descubren que la sociedad está mas pendiente de sus huevos que del resto de la gente.

Obviamente al escuchar que estaba bien con como tenía el pantalón me relajé, supongo que no me esperaba terminar tan pronto con aquello, al menos con el primer conjunto de ropa. Suspiré apartándome un poco al escuchar sus palabras, y más cuando rápidamente me percaté de a donde se estaba yendo su atención, vi su mano hacer un amago extraño, que probablemente de verla mas cerca habría recibido un buen manotazo, y fue entonces cuando sin comerlo ni beberlo me encontré dentro del probador con él, pegada al espejo y con mi mirada totalmente fija en la de él. Cuando vi a donde llevó mis manos, he de decir que no tenía nada decente en mente, y es que aquello podría ser un arma de doble filo para él. - ¿Tan crío es que necesita hasta que le baje los pantalones? Quizás debería llamar a alguna de las dependientas que lo hará con más gusto que yo. - No podía evitar aquel comportamiento que me salía con él, suspiré pesadamente desabrochando su cinturón, todavía con mi mirada fija en sus ojos, sintiendo una tensión un tanto incómoda, la cual solo se acrecentó al ver como me sostenía la cara, como preguntaba que había sucedido con mi labio, no tenía intenciones de contestar a aquellas preguntas - No creo que sea algo que le interese. - Bajé la cremallera de su pantalón dejando caer sus pantalones hasta el suelo.-Si mueve un poco los pies puede quitarse el pantalón del todo y así probarse las otras prendas que le quedan. ¿O también necesita que le quite la camisa? - Suspiré pesadamente volviendo a mirarlo a los ojos, llevando directamente mis manos a los botones sin comenzar a desabrocharlos, esperando una respuesta. No me iba a asustar, había visto a tantos hombres en ropa interior que aquello era solo uno más, y es que desfilar o estar en una pasarela durante un desfile siendo diseñadora era algo que te hacía ver muchas cosas, en ocasiones cosas que no deseas.
avatar
Krystal Jung
Silver Pearl
Silver Pearl

Mensajes : 42
Edad : 25
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En serio...¿Tu? {Jongin}

Mensaje por Kim Jong In el Sáb Jun 30, 2012 6:51 pm

-No creas que estas aquí porque necesite ayuda para que me bajen los pantalones-Mi paciencia obviamente tenía un limite y de una forma bastante única a decir verdad, haciendo que en estos momentos mis impulsos no fueran para nada los más indicados y es que como era obvio el estar metiendo a una mujer en tu probador delante de las que sabían el tipo de persona que eras y la fama que tenías no era exactamente algo lo suficientemente normal a pesar de que esa misma persona fuera la encargada de diseñar la ropa que en estos momentos llevaba puesta. ¿Pero que iba a hacer? No tenía manera de remediarlo, aún y a pesar de la distancia, de los años o los cambios que haya sufrido mi persona no podía evitar preocuparme por ella y menos sabiendo el tipo de chica que ella misma era ¿Meterse en problemas? incluso podría nombrarlo como uno de sus hobbies si no fuera porque simplemente es algo que le sale natural por ser siempre tan directa y fija sobre sus ideas. Sabía exactamente como era, como actuaría y con ello hasta el punto que podría llegar en cualquier tipo de disputas ¿Pero las razones? Seguramente habría sido con alguna modelo pero no sabría con facilidad ni el porque ni el como, más sabiendo que Sunhwa siempre estaba cerca de ella y el meterse en problemas de esa manera era algo más costoso. A pesar del tiempo que había pasado seguía siendo igual en ese aspecto, siempre tan problematica o por lo menos tan lanzada cuando de algo molesto para ella se trata, ciertamente antes podía evitar ese tipo de situaciones, podía estar pendiente de ella para así distraerla cuando de uno de sus "arrebatos" se trataba pero ahora era básicamente un imposible por parte de ambos ya que no solo no eramos pareja si no que a su vez eramos como dos extraños debido al tiempo que había pasado desde la última vez que nos habíamos dirigido el uno al otro como dos personas normales y civilizadas sin necesidad de tratar de hundirnos entre nosotros.

¿Pero cual fue exactamente la razón por la que mis actos se volvieron tan instantáneos? Quizás que siempre había sido sobre protector con ella en ese sentido y obviamente, era algo que no cambiaría con facilidad y tampoco que me importara dar a mostrar o no siempre y cuando fuera dentro de los limites que yo mismo tenía establecidos o por lo menos que no estaba dispuesto a sobrepasar. De cierta manera no la soportaba, me sentía molesto al verla pero de la misma manera sentía la atracción suficiente como para querer buscar su paciencia y con ello molestarla fuera de la mejor, o de la peor manera, no eramos adolescentes, aquellos juegos ya habían quedado a un lado y con ello aumentaban las posibilidades de que uno de los dos saliera dañado. Anteriormente la habría ignorado, habría seguido evitando el tener un contacto con ella que no fuera meramente profesional a pesar de que en ese ámbito estuviera más ligado a su compañera ¿Resignado? No sentía para nada algo como aquello al verla, había cambiado, era un hombre completamente distinto al que ella misma había conocido y aquello hacía que simplemente la tratara como una desconocida casi sin percatarme de ello y es que tras haber subido al escenario y convertirme en el artista que era en estos momentos no podía ver las cosas de la misma manera que como las habría visto con anterioridad ya que a mayoría de las cosas que habían tenido importancia para mi, ya la habían perdido y habían sido intercambiadas por otras, en este caso y con mayor peso, por mi vocación. Conocía a gente y mucha a decir verdad pero pocos eran para mi personas a las que considerar como algo más que eso. ¿Taemin? Era el único caso aparte de la misma manera que lo era Su Ho aunque tuviera razones de peso como la de ser de mi propia sangre o simplemente, ser el lider del grupo al que ambos pertenecíamos.

No tenía manera de explicar aquellos actos por mi parte pero había sido algo inevitable y el dejarme llevar por aquellos impulsos no era algo costoso para mi y mucho menos después de haber sido testigo de lo que podía haber acontecido.-Si no me interesara no estarías aquí dentro en estos momentos.-Dije al instante sin llegar a pensar mucho mis palabras, no necesitaba algo como aquello en estos momentos que mi mente vagaba de otra manera, pero tranquilidad o por lo menos paciencia era lo que necesitaba adoptar en estos momentos.Quedé así callado durante unos instantes en los cuales me mantuve estático, apartando la mirada de sus labios para así fijarlos de una manera algo más penetrante de lo normal en sus ojos como queriendo así regresar unos años atrás cuando con tan solo algo como aquello, con un pequeño gesto o una simple mirada no hiciera falta nada más para saber lo que acontecía en esos mismos instantes. Pero las cosas ya no eran así y de esa misma manera, no lo volverían a ser.-¿Acaso la señorita Jung sigue siendo tan problemática como de costumbre?¿Con quien te peleaste esta vez?-Un tono burlón salio de entre mis labios tras decir aquellas palabras. Sabía que no diría las cosas a la ligera y mucho menos con facilidad ¿Darme explicaciones? también era consciente de que sus problemas no me incumbían o por lo menos me diría algo como aquello ya que no tenía para nada el derecho de preguntar por sus cosas personales.Yo diría lo mismo, me reiría incluso de su intromisión o preocupación pero a pesar de ello cierta parte de mi no podía evitar mostrarse de aquella manera aunque ahora tratara de volver a la realidad y enmendar el fallo que yo mismo había cometido.

Mantuve así la mano sobre su mentón, pasando lentamente el dedo pulgar sobre su labio siguiendo la fina linea de este con cuidado al rozar la zona dañada que nuevamente me robo una de mis sonrisas algo socarronas mientras me pegaba más a ella una vez con uno de mis pies eche el pantalón a un lateral del probador quedando completamente libre de este.-De alguna manera pareciera que estas dispuesta a quitarme la camiseta tu misma ¿Me equivoco?-Dije en el mismo instante que humedecía mis labios y acortaba aún más la distancia entre ambos, apartando el dedo de sus labios para así ejercer con delicadeza cierta presión en su mentón para provocar que así entreabriera los labios mientras me inclinaba ligeramente para así rozar estos con los míos, echando lentamente el aliento contra sus labios mientras que mi mano libre se alzaba pasa posarse sobre su cadera metiendo ligeramente los dedos bajo su camiseta al colocarla sobre esta.-¿Te duele?-Cuestione al instante mientras ejercía una ligera fuerza contra su cuerpo esperando alguna reacción de ella ante mi tono autoritario con aquellas palabras que chocaban contra sus labios y mi completa disposición a la hora de intentar tomar el control de sus actos en aquellas circunstancias.
avatar
Kim Jong In
EXO
EXO

Mensajes : 83
Edad : 26
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En serio...¿Tu? {Jongin}

Mensaje por Krystal Jung el Sáb Jun 30, 2012 8:18 pm

- Yo que pensé que la inteligencia de algunos modelos no les permitía bajarse la cremallera solitos - Y nuevamente me encontraba atacándole de aquella manera tan poco sutil, tratando de así conseguir que me dejase en paz, aunque visto que la otra vez lo único que había conseguido había sido que afianzara su agarre sobre mis propias muñecas hasta el nivel de lastimarlas , haciéndome tenerlas enrojecidas durante un buen rato, e incluso diria que doloridas, aunque no sería mentir realmente, gracias al cielo nadie se había percatado de aquellas marcas, es más en tan solo unos minutos se habían ido, sin dejar rastro alguno, no como aquella herida en el labio, aun no sé como no la devolví, como simplemente no me quité un tacón y se lo incrusté en la cabeza, al fin y al cabo no seria nada que no se arreglase con un par de puntos y una buena peluca, dado que debido al tamaño del cerebro de aquella furcia no creo que hubiese el tamaño suficiente para ser alcanzado por mi zapato. De todos modos aquello había sido una simple idea, no la había llevado a cabo quizás por el dolor ocasionado por el golpe que me proporcionó aquella perra con el neceser que tenía al lado, eso me hizo pedir que por favor, a partir de aquel día, los neceseres de los modelos en general fuesen de los típicos de tela, que en caso de atacarme con uno, al menos no me dejaría el labio partido y durante unas horas del mismo tamaño que el de Angelina Jolie. Y obviamente sin contar las múltiples preguntas acerca del por qué tenia el labio partido, que que me había pasado y a Sunhwa detrás de mí para preguntarme si se había parado la hemorragia o si seguía sangrando todavía como tras recibir el golpe que me había propinado aquella malnacida. Aun incluso en la noche, entreabriendo los ojos podía encontrarme con la cara de Sunhwa, a la cual le faltaba la lupa para comprobar que la herida iba bien y que no me estaba aguantando el dolor para mí misma ni nada por el estilo, incluso llegando al extremo de quitarme el tabaco para reducir el riesgo de infección, lo cual solo consiguió ponerme de peor humor y que acabase casi mordiéndola a ella.

Mi cabeza no hacía más que pensar en cuando habíamos llegado a esta situación, en que momento accedí a estar allí dentro con él a escasos centímetros de él, y más sin haberlo empujado todavía, sin haberlo separado totalmente de mí, sintiendo como su olor invadía cada uno de mis sentidos, aun siquiera me explicaba por que no le había pegado un golpe en la mano para apartarla de mi mentón, o por que simplemente no había ya intentado salir, por que pese a la molesta cercanía notaba en él aquella preocupación que tiempo atrás siempre mostraba por mí, aquella manera de protegerme del mundo aunque siquiera yo tuviese la razón. No puedo negar que mi corazón se encogió ante aquella sensación, pero igualmente mis ojos simplemente mostraban un vacío de sentimientos, o quizás no tanto como me habría gustado mostrar. Cerré los ojos por no querer mantener más aquella mirada. Siempre pasaba lo mismo, su manera de ser, al parecer no había cambiado tanto como él creía haber cambiado, ¿Se preocupaba por mí? No podía creerlo como algo real, simplemente podía interpretar aquello como una manera más de reírse de mí como asumí que había hecho años atrás ayudándome con mis audiciones, dado que como los demás creía que no valía para aquello, cosa que quizás me había dolido más de lo que yo misma quería reconocer, pensar que la persona que estuvo a mi lado en los peores momentos de mi vida, en aquellos rechazos, en más de una ocasión por que no daba el perfil físico del personaje, no por mis dotes interpretativas , cosa que me frustraba mucho más, sus excusas solían ser que era demasiado niña, o que al ser asiática daba mas el pego como una cría que como una adulta en cualquier tipo de film. Traté de apartarme de él, no tenía la confianza como para contarle lo que había pasado, además de que dudaba muchísimo que realmente le interesase en lo más mínimo aunque pretendiese aparentar lo contrario.

- ¿Sabe que fingir no se le da bien? Déjeme salir de aquí y terminemos ya con esto - Ver la manera en la que hablaba me hacía cerciorarme de que de verdad no estaba mintiendo, pero aún así no iba a ceder ante él, tenía la fuerza de voluntad y el orgullo suficiente como para salir de aquel lugar, pero por algún motivo que no atinaba a entender mis piernas no parecían querer sacarme de allí con tanta facilidad como lo deseaba mi cabeza. Aún así en sus ojos no lograba ver nada de lo que desconfiar realmente, si no que me parecía que simplemente se estaba preocupando de verdad aunque no quisiera creerlo del todo supongo que en el fondo quería pensar que aquella preocupación era real, que de verdad tenía todavía algún tipo de sentimiento hacia mi persona por pequeño que fuese aunque de poco serviría dado que no pensaba aceptarlo, ni mucho menos decir que me sentía igual por que sería una manera de engañarle a él y engañarme a mí misma.-Ah...Vaya ¿De que me conoce? No recuerdo que alguien como usted haya pasado por mi vida, así que no se a que se refiere con eso de si sigo metiéndome en problemas. - Aquel tono con el que articuló aquellas palabras fue el que me hizo echarme atrás en caso de haberme pensado algo como decírselo aquella actitud me había hecho echarme atrás rápidamente en la idea, pese a fingir preocuparse por mí tan solo buscaba un motivo por el cual seguirse riendo, y personalmente no soy del tipo de persona que permite que se rían de ella y mucho menos que alguien del estilo del que él era lo hiciese. Traté de soltarme nuevamente, obviamente sin éxito debido a que tampoco mis movimientos fueron bruscos, no quería dañarme por semejante estupidez y mucho menos provocar que la herida, la cual estaba curándose a un ritmo realmente lento, se abriese, aparte de llevar a Sunhwa al borde de un ataque de nervios, me haría a mi misma sufrir las consecuencias, nuevamente, de mis arranques impulsivos.

Sentir su dedo perfilando mis labios me hizo estremecerme de una manera que hacía mucho que no me pasaba, pero el sentir su dedo sobre la herida de mi labio no fue algo demasiado agradable, aunque pese a eso mis manos continuaron en el cierre de su camisa, pude percatarme rápidamente de que ya se había deshecho del pantalón por lo que simplemente fijé mi mirada nuevamente en la de él y con una sonrisa socarrona negué con la cabeza - Tan solo quiero terminar con esto lo antes posible, si tengo que quitarle la camiseta me da igual hacerlo, no voy a ver nada que no haya visto antes y mucho menos asustarme por ello. - Sentirme tan a su merced en ese preciso instante fue algo que lejos de agradarme me hizo sentirme realmente vulnerable, algo que no me gustó en lo más mínimo, sentir sus labios tan cerca de los míos, sentir como casi estaban pegados y como mis labios sin poder evitarlo se abrieron ante su presión, y la cosa no fue a mejor cuando su mano se posó en mi cintura de aquella manera tan descarada y desagradable, su pregunta no me permitió reaccionar demasiado rápido ante la cercanía, la autoridad que quería hacerme notar en sus palabras, y aquello no era algo agradable. - Le he dicho que si me duele o no, como me lo he hecho o no, no es cosa de su incumbencia - Un suspiro se escapó de mis labios al notar el aire que salia de su boca golpear contra la mía propia, pero cuando quise reaccionar, mi mano ya se había estampado contra su cara, con el propósito de salir de aquel probador. - Discúlpeme pero soy la diseñadora, no piense que soy el tipo de mujer que le gusta frecuentar, ahora si me disculpa me gustaría salir y terminar con este pesado trabajo.
avatar
Krystal Jung
Silver Pearl
Silver Pearl

Mensajes : 42
Edad : 25
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En serio...¿Tu? {Jongin}

Mensaje por Kim Jong In el Sáb Jun 30, 2012 9:39 pm

¿Acaso esta mujer solo sabía nombrar la inteligencia de los modelos como algo inferior a lo que sería el sentido común normal? No es que yo fuera un santo y pensara otro tipo de cosas de ellos, obviamente, eliminandome de aquel saco que los abarcaba pero todos estábamos acostumbrados a encontrarnos por el camino a aquellas niñas de papa que vivían por y para su físico como si no hubiera más por lo que vivir en este mundo y mayoritariamente, todas eran modelos. ¿Pero yo? Tan solo era un artista que formaba parte de tal oficio sin siquiera querer o tener que nombrarlo como algo que fuera oficial en su vida aunque por todos lados ya me tuvieran obviamente como uno de ellos cosa que se verificaba en las pasarelas a las que yo mismo acudía no como visitante si no como uno de esos modelos que se daban de admirar para los demás. Nunca había pasado algo como eso por mi mente, la moda no era lo mío por lo menos como vocación o como algo por lo que querer vivir o de lo que poder hacerlo tanto que en un primer momento el ofrecimiento de trabajar para esta linea de ropa no me había parecido nada productivo o por lo que querer olvidar mi tiempo libre, pero el avance significaba algo como esto, renunciar a lo que quieres o necesitas para así poder subir peldaños hasta lo más alto y a decir verdad, no tenía nada mejor que hacer ni nada que me motivara para desviar mis metas desde algo como aquello. Tenía lo que necesitaba y a su vez una razón por la cual vivir sin llegar a tener ningún tipo de preocupación que me hiciera mirar atrás o simplemente quedar estancado en algún punto del presente y mortificarme por este. Pero en fin, dar importancia a cosas insignificantes eran quizás las que producían que yo mismo me riera de mi mismo llegados a un punto como este, poco me importaba la mierda que había a mi alrededor pudiendo simplemente disfrutar de ella como hasta ahora había hecho y es que más de una de esas mosquitas sin cerebro acababan sirviendo para algo aunque no tuviera que ver exactamente con la que creían que era su vocación ideal.

Centrarme en mis actos debía de ser la mayor de mis prioridades, ciertamente no había sido yo el causante total de lo que quedaba ahora de mi, la fama se me había subido a la cabeza y con ello el gusto de recibir todo tipo de halagos de aquellos que me rodeaban. Principalmente el ser un trainee fue lo que hizo que todo fuera cambiando hasta llegar a un punto como este en el cual ver rastros de aquel hombre que había sido antes era prácticamente imposible o por lo menos hasta donde yo mismo había creído. Me sentí estúpido a decir verdad, decaer en la preocupación por una persona por la cual había perdido mi interés desde hacía ya mucho tiempo atrás, era de cierto modo, patético y más sabiendo la hostilidad que ambos nos traíamos entre manos el uno hacia el otro. Era imposible tener si quiera un descanso, todo seguiría siendo igual de tenso pasara lo que tuviera que pasar por lo que unas pequeñas muestras de debilidad no sería lo más indicado de mostrar a pesar de que de cierta manera y aunque nunca pudiera aceptarlo, ella era una de esas que me hacían perder los estribos con facilidad. Supongo que algo quedaba de tiempo atrás a pesar de que el final se convirtiera en un momento lo suficientemente molesto como para no querer saber más de ella aunque el fallo fuera finalmente por parte de ambos, ella se había ido con otros y yo me había distraído con las que consideraba mis "amigas" para aquellos entonces. Pero a pesar de lo fría que pudiera haberse vuelto la relación no había excusas que valieran a la hora de tratar de nombrar una infidelidad y mucho menos tras la forma en la que ella me lo dio a conocer que a pesar de llevarse una pequeña indiferencia de mi parte si se había ganado una molestia que hizo que acabáramos de esta manera, volviendo a vernos las caras dos años después.

¿Fingir? Cómico pero a su vez gratificante tras haber querido yo mismo volver a hacerme de ver como aquel hombre invulnerable que no tenía ni la mínima razón por la que preocuparse por alguien como ella a pesar que yo mismo debería de meditar sobre algo como aquello si de verdad quería enterrar esa preocupación en lo más profundo del "abismo" No tenía ni si quiera razones de peso por las cuales tener que ver aquella herida como algo que me incumbiera, tampoco tendría porque estar preguntando por ello. Dejé ir el aire entre mis labios divertido ante sus palabras que hacían de verse como si de verdad no nos conociéramos, otra vez ese jueguecillo que yo mismo había iniciado hace apenas unos meses cuando nos pusieron uno delante del otro para presentarnos cosa que decidí seguir como si nada aunque al parecer tampoco era algo que le había importado como para querer apuntarlo como una de mis victorias ante ella. Pero querer seguir ese juego no iba conmigo, no por lo menos en estos instantes y es que aquello ya se volvía odiosamente pesado aunque de por si ya lo hacía su manera de dirigirse a mi como si de verdad fuéramos completos desconocidos o lo único que importara fuera el trabajo que de por si, era lo que nos unía en estos instantes algo que de cierta manera me hacía sentirme hostigarme como nunca antes lo había podido imaginar. No era fácil sacarme de mis casillas de este modo cuando era yo el primero que comenzaba con la partida pero al parecer era un campo en el cual no siempre saldría victorioso como yo mismo quería o esperaba.

Pero finalmente una pequeña sonrisa de socarronería se hizo en mis labios al escuchar sus palabras que trataban de mostrar cierta indiferencia ante el simple hecho de que en pocos segundos pudiera estar casi que completamente desnudo ante ella. Ciertamente ya me había visto, por lo menos lo había hecho cuando apenas habíamos cumplido los 17 o 18 años, no apostaría por mis grandes diferencias desde ese entonces a como era ahora pero sabía que a pesar de todo algo dentro de ella seguía llamándola ¿Sentirse atraída por mi? Sentimentalmente obviamente estaba descartado pero ¿Físicamente?-¿Tanto te gusta hacerte la dura?-Pero poco tiempo fue el que me dio a reaccionar cuando aquel golpe fue asestado contra mi mejilla, haciendo que volviera ligeramente la cara hacia un lado. Tomé aire con algo de fuerza tratando así de tranquilizarme ¿De verdad esto acababa de suceder? Sentía aquel ligero ardor en mi mejilla que me hacía tener que pensarme las cosas dos, tres o incluso cuatro veces antes de poder hacer nada pero ahora, todo me daba igual. Sentía aquella necesidad que clamaba por venganza ¿Pero arremeter contra una mujer? No tenía tan mal gusto y eso fue lo que hizo que en un rápido movimiento alzara las manos para posarlas en sus mejillas mientras me pegaba completamente a ella, la aproximé rápidamente hacia mi y en un abrir y cerrar de ojos mis labios se encontraron sobre los suyos mientras que la presión que ejercía entre nuestros cuerpos dejaba que sintiera el punto hasta el que quería llegar en esos mismos instantes y es que por alguna extraña y bizarra razón aquel golpe había despertado en mi la necesidad de acudir a ella de tal forma. Mentiría si dijera que quería controlarme, que quería evitar aquello pero de cierto modo y a pesar de la resistencia que podría recibir ante aquel rápido e inesperado gesto sentía como si aquello no pudiera hacer más que levantar una extraña y hambrienta pasión que hizo que no quisiera privarme de la libertad de catar cada centímetro de ella haciendo lo que fuera necesario antes de poder adentrar mi propia lengua entre sus labios en un brusco y a su vez ansioso beso que había estado deseando desde el mismo momento en el cual nuestras miradas se cruzaron en el pasillo de aquel probador minutos atrás. No quería alejarla de mi, no en estos momentos y tampoco permitiría que ella misma consiguiera apartarse de mi el mínimo centímetro ahora que necesitaba sentir el calor de su cuerpo de cualquiera de las maneras posibles.
avatar
Kim Jong In
EXO
EXO

Mensajes : 83
Edad : 26
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En serio...¿Tu? {Jongin}

Mensaje por Krystal Jung el Dom Jul 01, 2012 11:15 am

Probablemente mi referencia a la inteligencia de los modelos hubiera sido algo que le molestaba, no lo tenía demasiado claro, pese a yo misma pertenecer a ese gremio, tenía la gran tranquilidad de decir que ellos eran inferiores en cuanto al intelecto se trataba. ¿Equivocada? Puede que metiese a todos en el saco de los "tontos" pero la realidad es que me había encontrado con más gente falta de luces que personas realmente inteligentes, aunque he de decir que por ejemplo Julien, era modelo, bastante famoso además, y aun a pesar de ello era un hombre bastante inteligente, supongo que aquel tópico muchas veces era más utilizado para las mujeres que para los hombres de la pasarela, pese a que obviamente estos eran más relajados que las mujeres y protagonizaban menos escándalos referidos al tema del protagonismo, empujones, tirones de pelo y en mi caso, esta vez me habían partido el labio por decirle dos de los más grandes tópicos de las modelos a una de ellas. El referido a su inteligencia y a la facilidad que tienen muchas de ellas por simplemente abrir las piernas y dejarse hacer de todo con tal de tener un papel mas privilegiado en las pasarelas, aunque claro, en el caso de nuestra colección de ropa, aquello era más que improbable dado que tanto Sunhwa como yo, éramos mujeres, y por lo que me constaba, ambas teníamos un gusto bastante desarrollado por los hombres de nuestro alrededor. Supongo que en parte era aquello lo que frustraba a más de una o las hacía creer que daríamos más protagonismo a los hombres por el simple hecho de ser mujeres, aunque realmente lo que pensaran o dejaran de pensar poco importaba, lo importante era que hacía días una de las modelos se había creído lo suficiente superior como para partirle el labio a la diseñadora de la marca para la que modela, por que estaba mas que segura de que si la discusión hubiese seguido con Sunhwa sería ella la que tendría aquel corte nada bonito en sus labios y no yo.

Todavía no conseguía asumir exactamente todos los acontecimientos que estaban sucediéndose en ese momento, si realmente me estaba oponiendo a aquella situación o simplemente me estaba dejando llevar por lo que sentía en lo más profundo de mi ser , sentir aquel cosquilleo extraño que años atrás sentía con tan solo notar la presencia de mi ahora ex novio tras de mí, o tan solo pensar en que aquel día lo vería me hacía sentirme la mujer mas feliz sobre la faz de la tierra. ¿Por que? Supongo que era una estúpida adolescente que se pensaba que aquel chico lo sería todo para ella, pero todo terminó de una manera tan extraña como indiferente, las cosas pasaron a ser frías e incluso tensas, el quedar con él no era prioridad, llamarle podía hacerse esperar , pensar en él estaba por debajo de todas las cosas que debía hacer en el día y el deseo era meramente físico, de serlo todo para mí había pasado a no ser nada, a ser simplemente ese chico que quise en su momento y actualmente no era más que un modelo de mi marca de ropa , un modelo arisco y altanero que conseguía desquiciarme hasta el punto de haberme hecho perder los estribos con una modelo, que si, se lo merecía, pero que quizás no debió pagar mi mal humor del momento, esa muchacha que pese a ser rematadamente tonta, poseía la vena guerrera que le permitió golpearme con aquella tranquilidad y luego ser capaz de negarlo, pese a que todos los que estaban en el set hubiesen visto aquel ataque, ademas de que no solo mis palabras fueron hirientes, las de ella tampoco se quedaron atrás, pero claro, la modelo tiene la razón, la diseñadora calla por no matarla allí mismo y que no se fuese, pero sabiendo perfectamente que no quiere a esa loca como modelo de la próxima pasarela y mucho menos quiere oír de ella. Y es que soy diseñadora, no el saco de boxeo de las modelos desquiciadas que se ofenden cuando se les dicen verdades.

No podía evitar sentirme entre ofendida por la situación y realmente excitada por estar allí dentro, esa sensación de que podrían abrir la puerta y meternos en problemas bastante gordos, realmente me daba miedo que pudieran pensar que algo estaba pasando entre nosotros aunque realmente poco importaba lo que ellas pensasen, poco podían demostrar, aunque que alguien se diese cuenta de la situación en la que estábamos probablemente nos haría meternos en mayores problemas. Tras aquél bofetón todo perdió completamente el sentido, sentir sus labios sobre los míos, de aquella manera tan ruda fue algo que me hizo sentirme atacada, totalmente a su merced. No pude evitar forcejear, tratar de empujarlo para separarlo de mi cuerpo, pero su fuerza era mucho mayor a la mía, obviamente siendo un hombre lo raro sería que de un empujón pudiese apartarlo completamente de mí. Sentir su lengua dentro de mi boca, en un principio la idea de morderle fuertemente era realmente llamativa, pero ya fuera por mi subconsciente o las ganas que tenía de recuperar algo como aquello, me vi correspondiendo a aquel beso de la misma manera, sintiendo como mi labio pedía a gritos que aquella intensidad fuese rebajada, me dolía, mucho, pero ahora el dolor era algo secundario, no quería parar aquello y mucho menos por un simple dolor de labio. Pegué mi cuerpo al de él, podía notar el calor que desprendía, lo cual me daba a pensar que no solo buscaba un beso en aquel momento, y como siempre que pasaba esto, mis manos desobedecieron a mi propia cabeza, haciendo así que estas prácticamente arrancasen la camisa de su cuerpo, rompiéndola en parte, y viendo los botones saltar, dejando mis manos vagar por su pecho más rápidamente, quitando le la camisa para dejarla caer al suelo. Era una locura, una locura de la que no quería ver el fin. Pero todo aquello se vio truncado por unos golpes en la puerta y una vocecilla preguntando si estábamos bien.
avatar
Krystal Jung
Silver Pearl
Silver Pearl

Mensajes : 42
Edad : 25
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En serio...¿Tu? {Jongin}

Mensaje por Kim Jong In el Dom Jul 01, 2012 4:40 pm

El control de la situación había abandonado mi cuerpo al completo, ni quería ni sentía la necesidad de apartarme de ella ahora que mi sed se comenzaba a volver insaciable por los labios que en esos mismos instantes me encontraba dominando con absoluta brusquedad, olvidando nuestra gran diferencia, nuestro gran "odio" o simplemente el hecho de que nuestras cercanías pudieran llegar a ser como aquel veneno mortal del que todos quieren huir pero que a mi, solo me despertaba la ansiedad y la necesidad de sentir como este iba acabando con cada parte de mi cuerpo fuera por segundos minutos o incluso horas. Quisiera o no esto era lo que sentía, un infrenable deseo por ella ¿Era de verdad venganza lo que me llevo a aquello? Años atrás no habría sido de esta manera, ni si quiera habría tenido el valor de llevarla hasta el lugar en el cual nos encontrábamos pero ahora, era la propia lujuria y avaricia lo que me hizo llegar hasta este momento ¿ Egoísmo? El querer tenerla para mi en aquellos instantes a pesar de sus forcejeos eran lo que se podría calificar de aquella manera. Podría tratar de volver a golpearme, empujarme, morderme o lo que ella misma quisiera pero estaba dispuesto a soportar todos esos actos con tal de poder devorar aquellos labios que hacía años se habían vuelto en el producto del olvido y de la innecesidad, que había apartado de mi vida por la simple diversión que me producía ser un "espíritu libre" sin ataduras que le hicieran privarse de la libertad de hacer lo que se le antojaba de besar los labios de aquellas mujeres que le tentaban e incluso de hacer uso de ellas para deshacerse de ciertos "antojos" cuando de físicos se trataban. Hubiera o no cometido un error en aquellos instantes era de esta manera en la que nos encontrábamos dos años después de nuestra separación fuera odiándonos, haciéndonos daño el uno al otro, pero finalmente tratando de calmar el deseo que se volvía de cierto modo exasperante para ambos.

Sentía como de cierta manera trataba de evitar aquella situación, como en un principio intentaba resistirse de aquello pero a pesar de tales actos podía notar que no todo parecía estar de su lado más aún en el momento que todo se torno de un negro que de alguna manera se volvía más transparente de lo que cualquiera pudiera llegar a imaginar. La brusquedad fue quizás la que nos llevaba por otro camino, ahora todo era deseo, ansias o simplemente rabia contenida de una pasión que se había visto alejada de ambos, quería sentir cada centímetro de ella a pesar de que mis manos aun sostuvieran sus mejillas con aquella brusquedad para evitar que apartara sus labios de mi hasta que finalmente no era tan solo yo el que estaba buscando aquel beso que por cada segundo que acontecía se volvía más pasional y de cierta manera humedo, fue así como aparté mis manos de sus mejillas cuando la brusquedad hizo que los botones de aquella camisa fueran eliminados de esta y acabara por ser una prenda más que se encontraba en el suelo, quedándome de este modo con tan solo una prenda en mi cuerpo que en tan poco tiempo ya empezaba a desprender un ligero calor palpable para la persona que tocara en aquellos instantes mi piel tal y como ella misma lo hacía despertando en mi más que cualquier ansiedad o necesidad. Bajé así con total rapidez una de mis manos hasta su pierna, agarrando así su muslo para alzarselo y provocar que lo colocara a la altura de mi cadera obteniendo así más acceso y libertad hacia su cuerpo para apegarme a ella de una manera más propia de una situación tan propicia como aquella, lo necesitaba, no mentiría quería más que aquel beso a pesar de que no fuera ni el momento ni el lugar indicado.

En estos momentos lo que menos pasaba por mi mente era terminar aquellas acciones que acontecían y es que de cierta manera era mi cuerpo el que clamaba con desesperación algo más, por mínimo que fuera como si del mismo calmante se tratara, como si fuera la única forma de que por una vez todo fuera algo que no finalizara en un simple rechazo por parte de ambos. Sentir sus labios junto al tacto de sus manos en mi pecho no era más que el máximo detonante que haría de mi quizás uno de los hombres más ansiosos y desesperados de aquellos mismos segundos que corrían, la parte racional había quedado a un lado dejándome así llevar por el más profundos de mis instintos hasta el punto que sentía como mi cuerpo rogaba por un mínimo de aire el cual faltaba ya en mis pulmones haciendo que suspirara con profundidad contra la suavidad de sus labios, parando el beso durante unos instantes pero aún así manteniendo el roce de estos que se vio abruptamente interrumpido por los golpes que se hicieron de ver en la puerta.-Mierda-Deje ir en un leve suspiro que se daba a notar algo acalorado contra sus labios mientras que una de mis manos se aferraba con más fuerza a su muslo al mismo tiempo que mis caderas hacían una más que descara presión contra las de ellas. ¿Que se suponía que me pasaba? No era normal, no por lo menos en mi después de haber estado evitando ese tipo de "calentones" durante años cuando iban con más que una intención ligeramente candente. Abrí así los ojos fijando la mirada en sus labios durante unos instantes antes de alzarla nuevamente hasta sus ojos haciendo amago de mi fuerza de voluntad para así apartarme de ella y tomar las prendas del suelo y finalmente el conjunto que supuestamente debía de ponerme-Toma.-Dije al instante en el que me levantaba para así darle estas antes de que ofreciera queja alguna haciéndole ver que para mi aquello de tener que aguantar la pesadez de estar cambiando de prendas había acabado.

Uno debía forzar el primer paso por muy costoso que fuera en aquellos momentos y unos segundos más podría meternos en problemas que podrían en parte arruinar nuestra carrera o por lo menos nuestra vida personal, lo que quedaba de ella. Lo que menos me llamaba en estos momentos era joderlo todo aún más, por lo que simplemente me dediqué a tomar la ropa que se encontraba sobre el pequeño asiento de la esquina del probador para así coger los pantalones y colocármelos disimuladamente delante de la entrepierna que en aquellos momentos ya mostraba pruebas de lo que nunca debía de haber ocurrido. Estaba molesto, mucho más de lo normal ya que no era hombre que estuviera acostumbrado a frenar sus instintos por muchas personas que hubieran alrededor pero sabía que quisiera o no el que nos abrieran la puerta sería cuestión de segundos. Hice así un pequeño gesto con la cabeza como inquiriéndole que saliera de ahí e hiciera lo que tuviera que hacer ya que tampoco sería sano para mi el simple hecho de tenerla cerca ahora que todo se hacía de notar más de lo que a mi mismo me gustaría. Era un hombre y con ello podía llegar a tener una sensibilidad que incluso resultara molesta sabiendo que tienes la misma tentación o causante de aquello ante tus ojos.
avatar
Kim Jong In
EXO
EXO

Mensajes : 83
Edad : 26
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En serio...¿Tu? {Jongin}

Mensaje por Krystal Jung el Dom Jul 01, 2012 7:14 pm

Aún en ese momento no me percataba exactamente de las repercusiones que tendría aquello, es más, pocas veces podría decir que pensaba en mis actos o que en ese tipo de situaciones no me veía cómoda. Nunca habría pensado en verme en tal situación con él, no por no estar juntos, si no por que recordaba que su actitud frente a este tipo de situaciones era más bien recatada, el simple hecho de besarlo de una manera más pasional que cariñosa teniendo gente a nuestro alrededor le hacía ponerse nervioso. Debido a mi cultura, más occidental,un beso, una palmada en el trasero o lo que se dice meter mano a tu pareja en público no es algo que sobresalga de lo natural, es más, todas o casi todas las parejas lo hacen, pero claro, Corea del Sur, Asia en general se hace ver demasiado mojigato en aquellos temas, además de que la censura era algo que estaba a la orden del día, aunque probablemente, muchos de los que decían que aquello les daba vergüenza fueran los que se montaban aquellas tan conocidas fiestas en los pubs más alocados del subsuelo, llegando incluso a tener personas semi desnudas frente a ti. Grandes fiestas, he de decir, no he acudido a demasiadas , pero a las que había ido me había llevado un grato recuerdo, y es que en aquel lugar podía pasar de todo , y ese todo no era de lo que fuera se clasificaba como políticamente correcto Quizás si muchos sabían lo que había llegado a hacer en aquel subsuelo, me tacharían de todo menos de persona decente, realmente me daba igual , como ya he dicho, siempre he hecho lo que me ha apetecido, salvándome en algunos momentos en los que trato de no montar ningún escándalo, aunque esto, obviamente viene más desde mi debut, dado que cuando nadie me conocía podía hacer lo que quería, cuando quería y donde quería, salvo cuando estaba con Jongin, que debía relajarme en más de una ocasión o tener que apartarme de él debido a que obviamente si le metiese en problemas, a él si se le notaría, aunque en más de una ocasión había jugado con aquello, me había aprovechado de eso para hacerlo flaquear, aunque cuando lográbamos estar a solas todo aquello era muy diferente.

Si dijese que no quería continuar estaría mintiendo, desde el mismo momento en el que besó mis labios aquello pasó a ser mucho más oscuro de lo que yo tenía pensado. Nunca creí verme en esta situación con él, sintiendo la pasión que sus labios me estaban demostrando en ese preciso instante, sentir aquella intensidad que pese a causarme una horrible molestia en el labio, ninguno de mis sentidos pedían que me separase, ninguno me permitía hacerlo, es más, solo podía notar como mi libido aumentaba, queriendo quizás algo poco decente en aquel momento. Realmente estaba dispuesta a dejar que las cosas pasaran como tenían que hacerlo en aquel momento. Sentir sus labios tras aquellos encontronazos que habíamos tenido, tras haber caído y escuchar aquellas palabras de su boca, las cuales realmente habían dañado mi autoestima y mi orgullo, pero que ahora parecían estar en un segundo plano solo por volver a saborear sus labios, sentir su lengua nuevamente en un beso que probablemente me costaría pasarlo un poco mal, y más aun sabiendo que todavía quedaba ropa por probarse. Realmente una parte de mí me decía que no íbamos a pasar de aquello, que simplemente había sido un calentón del momento que probablemente recordaríamos demasiado nítidamente ,quizás más de lo que nos gustaría, pero no había mucho que hacer, estaba sucediendo, y no podíamos evitarlo , ni siquiera parecía que quisiéramos separarnos, recordar aquella disputa caldeada que había hecho que nos dedicásemos palabras poco bonitas, bastante incomodas para ambos pero que siendo como éramos actualmente probablemente serían más movidas por nuestro orgullo que por lo que realmente sentíamos en aquel momento, además del resentimiento que probablemente los dos sintiéramos, ese sentimiento mutuo de culpar al contrario de lo que había pasado entre nosotros y no querer ver lo que realmente era, o que la culpa solo había sido del tiempo y no nuestra,aunque obviamente nosotros teníamos nuestra mano bien metida en aquel tema, puesto que habíamos sido los dos los que habíamos fallado al otro .

No tardó mucho en apartar las manos de mi cara, haciéndome sentir luego su mano en mi muslo, presionándome contra él, apretando mi pierna contra su cadera para sentirle más cerca de mí. Era una locura, tanto él como yo lo sabíamos aunque en aquel momento no podíamos pensar en otra cosa que no fuera sentirnos el uno al otro como años atrás nos habíamos sentido , volver a darnos cuenta de que entre nosotros no se había perdido la química, al menos la referida a lo físico, ambos comenzábamos a pasarnos de la línea de lo socialmente aceptado, estando él prácticamente desnudo delante de mí, sintiendo su lengua contra la mía y su candente cuerpo , el cual comenzaba a hacer que el mío se calentase mas de lo que yo querría, despertando en mí ese hambre que me causaba, que pese a haber pasado por la cama de muchos hombres ninguno había conseguido despertar, aquella que años atrás ansiaba sentir, que me volvía loca con tan solo un beso suyo, aunque obviamente no lo reconocería, solo podía en aquel momento dejarme llevar, sentir cada centímetro de su piel bajo mis dedos, arañando con suavidad su pecho, sintiendo como él mismo hacía una presión sobre cierta zona de mi anatomía que comenzaba a hacerse insoportable, que me estaba dando ganas de desnudarme en aquel momento y dejarle que hiciese lo que más deseara, que conociéndole sería algo que nos gustaría a ambos, pero aquella puerta fue golpeada y pese a que la distancia no era demasiado grande en un principio pronto nos separamos, y supongo que tocaba hacer que no había pasado nada en ese momento, que tan solo estaba ayudandole con la ropa y que ni nos habíamos tocado. Daba gracias a no ser una de esas que se maquilla hasta las orejas, por que en ese momento mi maquillaje podría hacer evidente aquel beso nada inocente que acabábamos de compartir en aquel probador hasta que aquella maldita dependienta había entrado. Denotar aquel tono en su voz no pude evitar reírme por lo bajo cuando me dio las prendas de ropa invitándome a salir del probador.

La mirada de la dependienta analizándome, tratando de buscar algo en mí que no concordase con como había entrado. Simplemente resoplé y echándome el pelo hacia atrás caminé hasta el sofá, doblando la ropa marcada para arreglarla, me preguntaba como iba a explicarle a Sunhwa el desastre que monté en aquella pobre camisa, no tenía apenas botones, estaba desgarrada debido a la brusquedad con la cual había tirado de ella, negué con la cabeza pensando en la locura que acababa de suceder ¿ De verdad acababa de comerme la boca con él? y lo más preocupante ¿En el probador de mi propia tienda? No sabía exactamente como reaccionar ante aquello, o más bien como pensar en aquel hecho sin que me subiera el calentón nuevamente, y es que tanto tiempo sin sexo comenzaba a pasar factura en mí, y que fuese él el que me hiciera aquello, tras aquella tensión no podía sacármelo de la cabeza, sabía que aquella camisa iba a traerme recuerdos , no sabía si gratos o non gratos, tenía ganas de... Bueno ... Supongo que tendría que encontrar la manera de relajarme y que se me bajase aquella incomodidad que crecía en mi interior, y es que no podía evitar que me había puesto demasiado...No sabría decirlo de una manera educada , ni siquiera sabría explicar si aquello era decente o no, solo podía centrarme en doblar la ropa y meterla en la bolsa correspondiente, ignorando los cuchicheos acerca de por que me había metido en el probador con él, y obviamente sobre que había pasado allí dentro, cosa que solo sabríamos Jongin y yo, y por la cuenta que nos traía nadie más. Me llevé la mano al labio, poniendo mala cara, el dolor comenzaba a aparecer, y no era nada agradable, más que nada por que me recordaba el por qué dolía, aquel beso rudo que ahora mismo me tenía más en otro mundo que en el que debía encontrarme. Necesitaba arreglarle la ropa que le quedaba e irme a casa, avisaría a Sunhwa de que yo misma arreglaría aquellos diseños e iría para la pasarela.
avatar
Krystal Jung
Silver Pearl
Silver Pearl

Mensajes : 42
Edad : 25
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En serio...¿Tu? {Jongin}

Mensaje por Kim Jong In el Dom Jul 01, 2012 9:07 pm

Seguí con su mirada cada uno de sus actos en el momento que ella misma tomó la ropa y salio del vestuario. Podía notar que no era tan solo yo el único que sentía que de cierto modo aquella "escena" había sido algo crucial ¿Lo necesitábamos? ¿Qué diablos se supone que me ocurría? o por lo menos ¿Porque esto había sucedido? Cerré mis ojos para así apoyarme de espaldas a la pared una vez la puerta se cerró para dejarme así la intimidad por la que minutos atrás estaba rogando, sentía como mi mente empezaba a divagar de manera incontrolable rememorando aquellos segundos o incluso minutos que pasamos poco atrás en este mismo probador, rememorandolos como si fuera algo que hubiese ocurrido hace décadas aunque mi cuerpo no lo sintiera de aquella manera debido al horrible calor que predominaba en mi cuerpo con tan solo unos segundos como aquellos ¿Tan sensible me había vuelto ante el tacto de aquellos labios y de aquella piel? Ninguna mujer hasta el momento había conseguido aquello en mi básicamente porque muy pocas tenían el "don" o simplemente la capacidad de poder despertar en mi algo que no fuera la necesidad por besos o querer llevar eso hasta la "primera fase" tocamientos que no llegarían a nada más que aquello. Krystal no era con las demás, no sabría decir el porque y tampoco sería algo que quisiera admitir a pesar que fuera algo que se me notara a primera vista ahora que me encontraba intentando calmar mi sed de necesidades hacia su persona. ¿Atracción sexual? Primeramente atrevería a decir que era algo meramente físico, un simple admitir que con los años se había puesto más deseable de lo que podía llegar a esperar o habría llegado a imaginar a pesar de que tiempo atrás siguiera siendo aquel tipo de mujer que levantaba quien dice "pasiones" en los que la conocían fuera por su actitud única y llamativa o simplemente por su atractivo que a muchas otras dejaba por el camino.

Había caído en aquella tentación que esperaba poder evitar, era un encuentro que podía haberse realizado meses atrás cuando ingrese como modelo principal pero que se alargo hasta estos instantes cuando ni si quiera debía de ser así cuando era yo mismo el que esperaba que ciertamente lo nuestro se hubiera cortado de raíz y de la manera más sana posible. Era un hombre al que le gustaba divertirse, al que no le importaban las cosas sin compromiso pero obviamente, con ella no era lo mismo debido a que había sido prácticamente la única mujer que al entrar en mi vida se llevo el titulo de "pareja" o "novia". No es que mi popularidad en el instituto fuera poca, a decir verdad habían demasiadas chicas que buscaban mi presencia continuamente con la mirada pero ella, había sido la única que me había despertado la necesidad de querer llevar aquello a algo más saliera como tuviera que salir. Cierto es que con el tiempo fui dejando a un lado al Jong In o quizás "Kai" que era, empecé a darme cuenta que no todas las cosas saldrían tal y como las quería y con ello, que era joven para todo aquello, que debía de disfrutar de la libertad de una persona de dieciocho años como en aquel entonces y que tras aquella relación, no habrían más, no por lo menos hasta que me sintiera con la necesidad de sentar cabeza del modo que lo hice cuando ella entro a mi vida sin poder ni si quiera llegar a digerirlo con antelación. ¿Un "crush"? A decir verdad fue lo que sentí en el momento que la vi, algo estúpido y de lo que hasta ahora me río ¿Amor a primera vista? Ni que eso fuera algo de lo que poder sacar algo productivo, cosa por la cual estuve culpando a mi persona una vez la relación llego a su fin. ¿Dolerme? Realmente me esperaba aquel final de una peor manera, quizás porque aún no había comprendido aquel abrupto final pero a pesar de ello si resulto enfermizo de manera inconsciente convirtiéndome ahora en lo que soy a pesar de que no todo tuviera que ver con aquella relación fallida que ambos mantuvimos.

Pero finalmente, ya no había cabida para nada de esto, ni ahora, ni nunca, por lo que un resquicio de aire y unos pocos segundos de descanso fueron los que me hicieron llegar a tomar la decisión que sentenciaría mi día de hoy. Fue así como comencé a ponerme la misma ropa con la cual había acudido a aquel encuentro, algo normal y a su vez casual para poder pasar desapercibido, nada del otro mundo, no lo necesitaba aunque de cierto modo si hubiera sabido el como acabaría el día de hoy todo habría sido más que distinto y las sorpresas habrían sido evitadas al instante.Una vez me coloqué aquellos pantalones me incline para coger la camiseta, avistando así todos aquellos botones que se encontraban regados por el suelo, al menos no habían sido tantos, no como me los esperaba a pesar de que en aquellos momentos hubiera perdido la noción del tiempo y de los acontecimientos que no eran absolutamente físicos. Suspiré de manera pesada y acto seguido me coloqué la camiseta y por último recogí aquellos botones guardándolos en la misma chaqueta del otro conjunto que supuestamente, debía de haberme puesto para salir esta vez del probador. Pero total, no tenía razones de peso como para seguir con aquella sarta de tonterías. Me giré para echarme un vistazo al espejo y acto seguido quejarme por lo bajo de aquella ligera molestia que por lo menos ya no predominaba de la misma manera que lo hacía antes, gracias debía de dar al echo de que por lo menos no hubiéramos llegado hasta el punto en el cual una erección completamente prominente hubiera sido la culpable de que tuviera que pasar más de unos minutos pensando en quien sabe que cosas para salvarme del mal trago que mayoritariamente me habría puesto a mi en el peor de los aprietos.

Tras un breve estudio de mi persona, acomodé mi pantalón de la mejor manera, al menos no se notaba nada lo que había en este y menos aún tras la rallada mental que ocupaba básicamente el conjunto de mi mente por lo cual una vez recogí mi móvil y las cosas que había dejado por el probador salí del probador con ropa en mano, dejando esta en el mismo lugar donde se encontraba hasta ahora sentada Krystal para así recoger la chaqueta que había dejado al principio del día sobre este.-Tengo demasiadas cosas que hacer para perder el tiempo de esta manera, deja la ropa como esta haz lo que quieras con ella, total ya tienes un modelo.-Finalicé mientras de manera despreocupada pero aparentemente molesta para quien me conociera me colocaba aquella chaqueta y volvía sobre mis pasos siendo el dentro de atención de aquellas dependientas que de algún modo aunque a decir verdad lógico, miraban algo perplejas mi cambio de actitud. Pero no necesitaba más a decir verdad ni sentía la necesidad de dar explicaciones por lo que simplemente me alejé de aquel vestuario y una vez recogí mi gorra del mostrador y me la coloqué fui directo a la puerta para salir sin dar ningún tipo de explicación. Mi humor en estos instantes no era el más indicado como para estar lidiando con cosas tan molestas como aquellas y más en presencia de ella, quería descansar, a decir verdad lo necesitaba más que nunca y fuera unos simples minutos tomando aire o no, mi regreso al lugar quizás sería más bien como un simple milagro que se encontraba más que nulo a pesar de que se trataran cosas del oficio, mi manager ya se inventaría cualquier cosa con la que dejarme en buen lugar por lo cual no era nada por lo que me tuviera que preocupar.
avatar
Kim Jong In
EXO
EXO

Mensajes : 83
Edad : 26
Fecha de inscripción : 27/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En serio...¿Tu? {Jongin}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.